martes, 5 de mayo de 2020

Neoliberalismo para principiantes

Hola que tal buenos días, aquí les traigo este post medio pedorron pero presten atención para que le entiendan mas a las mañaneras.
El neoliberalismo se basa en la teoría económica clásica de que los mercados son los más apropiados para hacer eficientes los recursos, por lo que se intenta evitar que el gobierno meta su cucharota porque impediría que el mercado llegara a su equilibrio.
Esta madre ya en forma empezó allá por los 80´s, cuando el Brayan ya tenía 50 años y se las daba de muy chavo, y surgió como reacción a la intervención del estado en la economía. Y la idea, que le convenia a los sectores de mayores ingresos, rápido se puso de moda y todos la aceptaron.
Los defensores del neoliberalismo apoyan una amplia liberalización de la economía, el libre comercio en general y una drástica reducción del gasto público y de la intervención del Estado en la economía en favor del sector privado. Más concretamente, ese sector privado, conformado principalmente por consumidores y empresarios serían, en el caso de estos últimos, quienes podrían pasar a desempeñar roles que en determinados países asume y financia el Estado con impuestos del contribuyente.

Crisis de gobernabilidd del neoliberalismo, causa del ascenso de ...

Los detractores (o sea, los que no están de acuerdo) dicen que fuchi, wakala porque se pierde la capacidad gubernamental para atender a los más jodidos. Además, aumenta la desigualdad social, sostienen que sin las instituciones de gobierno el comercio no necesariamente sirve a las sociedades y que los mercados financieros no pueden autorregularse.
El fin del neoliberalismo y el renacimiento de la historia ...

Pero una cosa si es cierta: el comercio es necesario para detonar crecimiento y generar eficiencia; los balances fiscales tienen que cuidarse para evitar desequilibrios; se requiere de políticas monetarias razonables para controlar la inflación; la regulación excesiva y los altos impuestos al trabajo inhiben el desarrollo de empresas y la generación de empleo; existen mecanismos público-privados que pueden aprovechar el conocimiento del sector privado y compartir los riesgos, entre otras.

Pero también es cierto que lo que ha sido equivocado es renunciar a construir una sociedad más igualitaria, ofrecer las soluciones de mercado, siempre, como la mejor alternativa, sin valorar la capacidad real del Estado de regular. El error es relegar al Estado y a lo social como instrumentos eficaces para ofrecer bienes con un alto costo de acción colectiva, como innovación, conocimiento o servicios sociales.

Pero de todas formas esta cabron, las cosas no son en blanco y negro.

Fuentes:
La Nacion
SCHM

Cesar: