martes, 21 de julio de 2020

Cómo hacer y para qué sirve un test de velocidad

A todos nos ha pasado que un día, nuestra conexión a la red no trabaja de la manera en la que usualmente lo hace. Esos momentos, llenos de desesperación debido a la latencia del internet, siempre vienen acompañados por una frase: “test de velocidad”. Seguramente ya has hecho uno alguna vez, pero, ¿cómo funciona? ¿Para qué sirve? ¿Por qué es importante? ¿El resultado es fiable?





Primero, debemos entender velocidad de Internet como la velocidad en la que viajan los datos o información desde la web hasta tu computadora, tableta o smartphone. Hay dos tipos: la de descarga y la de carga.

La diferencia entre ellas es la siguiente: la velocidad de descarga se refiere a qué tan rápido se transfieren los datos desde el Internet a tu computadora y la velocidad de carga es lo contrario: mide qué tan rápido viajan los paquetes de datos desde tu PC (o dispositivo) a la red.

La velocidad de descarga mide el tiempo que tarda un paquete de archivos en ser descargado desde la red. Ésta se mide, por lo regular, en megabits por segundo (mbps). Es decir, en los megabits que puedes descargar en un segundo con tu conexión.

Mientras que la velocidad de carga es todo lo contrario. Sirve para determinar cuánto tiempo tarda un archivo en ser subido a un servidor. También se expresa en mbps y, en este caso, se refiere a cuántos megabits puedes subir en un segundo al utilizar tu conexión a internet.

La función más básica de un test de velocidad es descargar y subir un paquete de archivos a un servidor a fin de calcular la velocidad en ese momento. Según el tamaño del paquete, y en función de lo que tarde la bajada y subida del archivo, se determinará la velocidad de conexión.

Aunque esa es la parte más básica de un test de velocidad, el proceso involucra otras etapas como: saber quién es el proveedor del servicio de internet, determinar desde qué servidor se realizará la prueba o medir la latencia. Esta última sirve para saber el tiempo exacto que tarda un paquete de datos en transmitirse dentro de una red.

La latencia se mide en pings, que son los milisegundos que tardan en comunicarse el servidor y el dispositivo entre sí. Si eres gamer/streamer o te gusta hacer streaming de contenido de audio o video, querrás tener este número lo más bajo posible.

El test de velocidad es útil para determinar si tu proveedor de internet te está brindando el servicio prometido. Los proveedores por lo regular venden los paquetes de conexión con velocidades teóricas, las cuales, generalmente son un poco más altas que la velocidad real (esto se debe a distintos factores). Entonces, cuanto más se acerque la velocidad de descarga y subida a la velocidad teórica, mejor.

Si bien estas evaluaciones brindan resultados confiables, se deben tener en cuenta ciertas recomendaciones para evitar cualquier tipo de interferencia que vaya a resultar en una medición errónea. Por ejemplo: se recomienda desconectar todos los dispositivos de Internet salvo en el que estás haciendo la prueba. Si esto no es posible en ese momento, asegúrate de que no hay ninguna descarga en segundo plano o una aplicación de streaming de audio o video.

Asimismo, es recomendable realizar el test conectado al router/modem mediante cable ethernet. De no ser posible, lo mejor será realizar la prueba via WiFI parados junto al router con el dispositivo donde se realiza la prueba en la mano. Además, si la medición se realiza en una PC, la sugerencia es cerrar todas las pestañas abiertas del navegador, excepto la del test.

Además, también se recomienda repetir el test un par de veces, en distintos horarios (y de ser posible, con distintos servidores) para darse una mejor idea de la velocidad de la conexión y si existen picos de velocidad. O por el contrario, si hay momentos específicos donde la velocidad se vea reducida.

Existen distintos sitios o aplicaciones para realizar este tipo de tests. Es importante mencionar que, para tener un resultado más certero, es sugerible usar un test de velocidad que cuente con servidores desplegados por todo el mundo para asegurarse de que habrá uno cerca de ti. Otro detalle a tener en cuenta es que el test debe ser lo más independiente posible; es decir, evita utilizar los tests de velocidad de los proveedores del servicio.

Algunos de los sitios más confiables para realizar tests de velocidad son:

1. SpeedTest. Es tal vez el más popular de todos, por lo tanto, tiene servidores en distintas partes del mundo. Speedtest muestra el ping, la velocidad de descarga y de subida. Además, te permite registrarte para guardar un historial de resultados.

2. Fast. Esta es una opción que ofrece Netflix que utiliza los servidores de la compañía. Este test es bastante simple pues, de entrada, sólo muestra la velocidad de descarga. Sin embargo, al darle click en “más información”, desplegará la latencia y la velocidad de carga.

3. SpeedOff. Este es un test similar a Speedtest. Te permitirá acceder a la medición de la velocidad de descarga, subida y el ping. Si bien este es un poco más tardado que los dos anteriores, permite ver la velocidad máxima (tanto de subida como de descarga) que alcanzó durante la medición.

-Brion