lunes, 16 de diciembre de 2019

La generación de cristal y los mártires de Starbucks ™

La semana pasada una chica estudiante del ITAM decidió pelarse pa’l valle de las calacas y hasta ahí todo normal, otro suicidio más, un fiambre que aumenta la estadística. 
Sin embargo, nunca falta el clásico cabrón que está valiendo verga en el semestre y con tal de salvar su culo se vale de cualquier mamada y eso es lo que pasó; pues nadie sabe los motivos por los cuales Fernanda decidió ir a ver a la virgencita cara a cara, así que aprovecharon eso para “culpar” a la escuela porque exige a sus alumnos estándares inalcanzables (cosa que para los asiáticos les da un chingo de risa)  y bueno, eso desató una ola de mamadería por parte de chavillos. Sus primeras exigencias versaban en tener un psicólogo de planta pero como cualquier problema, aparentemente “inocente”, se convierte en una chingadera política porque armaron su pliego petitorio y uno de los puntos es mandar alv a un profesor (crítico de AMLO por cierto… ¿¡Espera, no el ITAM es malvado!?.)

Aquí pueden leer su mamada 

Si se dan cuenta piden exámenes a modo, sopesar el sentimiento sobre la responsabilidad, etc. 
Luego, salió este cabrón… 




Un wey huevudo, con edad para trabajar y según su discurso es becado, es decir, antes de ingresar a la escuela leyó el reglamento y le hicieron firmar una carta donde se compromete a aceptar las condiciones para mantener su beca. 
El debate inició porque las personas que hemos sido estudiantes sabemos que fue fácil sacar la carrera. Muchos trabajamos y estudiamos a la vez y había que cumplir en los dos lados. Sí, pinche estrés estaba al full pero pienso que eso, de alguna manera, forja tu carácter. Por ahí leí un hilo donde contrasta lo diferente que fueron las generaciones anteriores con las nuevas.  Todo iba bien hasta que mencionó algo así como: “…ellos fueron educados para ser líderes, tu generación para ser obreros”… ¡chinga tu madre! ¿Consideras que un wey como el del vídeo pueda ser un líder? Una de las características es ser estoico ante las pendejadas. También romantiza la poca duración de esas personas en los trabajos diciendo que gustan de aprender. ¡Mames! (Aquí el hilo de Lady Corrales)



La misma naturaleza nos ha demostrado que los más aptos sobreviven, que aquellos que luchan consiguen lo que quieren, que el débil y pendejo vale verga; que todo requiere de un sacrificio. Digo, no está mal exigir mejores condiciones pero tampoco se las pinches mamen. Por un lado digo, que bueno que haya pendejos así, porque esos son los que van a valer verga y los que sí son chingones, los que no son mediocres, tendrán fácil el camino. Ahora que si quieren todo fácil pues ahí están las Universidades del Peje, ni examen de admisión hacen. 
Con respecto al suicidio… ¡chinga tu madre!  Esa madre tiene que ver con cosas que van más allá de la exigencia académica (a ver, simio, eso es un factor), nada más que los que están valiendo verga en el semestre pues se agarran de eso para salvarse porque, es seguro, que con todo este desvergue a todos los pasen. ¡Bien jugado, mártires de Starbucks, bien jugado! 
Otra cosa fuera del post, mientras escribo esto veo “La Academia” salió un chava yucateca que se llama Francely Abreu, tiene unos ojos chingones y está buena. Me la quiero coger (ya tiene 18 años y ya puedo verla con deseo sexual sin ser acusado de pedófilo). 
¿Ustedes la pasaron cabrón en la Universidad (la pregunta no es para ti, rifado, sabemos que con pedos y pujidos llegaste a 5° de primaria)? 

Se lo lavan.

Cortesia de Grimaldo: