miércoles, 11 de diciembre de 2019

Películas de Miércoles

HISTORIA DE UN MATRIMONIO


Noah Baumbach, responsable de intensas historias como ‘Frances Ha’ y ‘Los Meyerowitz: la familia no se elige’, nos regala su trabajo más íntimo y desprendido en ‘Historia de un matrimonio’. En esta oportunidad, Baumbach decide que el disparador en la narración sea el inminente divorcio entre Charlie (Adam Driver) y Nicole (Scarlett Johansson), una pareja de artistas que vive junto a su pequeño hijo en la estruendosa y desafiante ciudad de Nueva York.

Adam Driver y Scarlett Johansson atraviesan una crisis de pareja en 'Marriage Story'
‘Historia de un matrimonio’ es un retrato honesto y contemplativo sobre las relaciones humanas. Y, aunque narra la transformación del amor de ambos individuos, aquí se opta por omitir el estallido del conflicto. Queda clarísimo que a Baumbach no le interesa desarrollar los motivos de la separación, sino enfocarse en (como diría Fito) el amor después del amor.

De los simpáticos detalles que describen Charlie y Nicole sobre el otro en la escena inicial, pasamos rápidamente al tenso vínculo entre dos personas que se amaron en el pasado, pero cuyo común denominador en la actualidad es solo el hijo que tienen juntos.

Esta especie de Guerra Fría entre los protagonistas es tan hostil que puede llegar a dolernos como espectadores. Silencios ahogados, miradas esquivadas y un ambiente palpablemente tóxico forman parte de un escenario nocivo para todos que, para colmo de males, es alimentado por dos lucrativos abogados que velan por sus propios intereses.

Si bien es cierto, el extraordinario guion de ‘Historia de un matrimonio’ busca encontrar simetría entre ambos puntos de vista, hay momentos en los que la situación supera con mayor facilidad a Charlie que a Nicole. Y no necesariamente por culpa de ella, sino gracias a su propio egocentrismo y falta de autoanálisis. Y es aquí donde Baumbach, conocido por autoreferenciarse en sus trabajos, se desnuda ante todos y devela, quizá, su lado más vulnerable.

Por otro lado, es necesario resaltar el corazón de la película: Driver y Johansson, protagonistas de importantes blockbusters (‘Star Wars’ y ‘Avengers’) que no escatiman en desplegar el talento con el que nacieron. Ambos son capaces de provocarnos risas y lágrimas en igual medida. Capaces, además, de abrazar los defectos de sus personajes, nos elevan al tope de la emoción con escenas cotidianas y dolorosamente humanas. La interacción entre ambos grafica lo que queda entre dos personas luego del fin de un romance, donde el punto de quiebre no siempre es tan simple como dejar de estar enamorado.