jueves, 23 de mayo de 2019

Jueves de Lumbreras - El origen del Día del Estudiante

“Por mi raza hablará el espíritu”.
José Vasconcelos


Mis queridos discípulos,

La experiencia de estar en un salón de clases es algo que todos conocemos (a excepción del @chilangorifado); tanto si como alumnos destacaron en excelencia o si fueron francamente mediocres, siempre hay recuerdos de aquellas bellas épocas que guardamos con gran añoranza: el primer amor, amigos entrañables y otros momentos dignos de rememorar.

En este fino post les platicaré el origen del Día del Estudiante que, como indudablemente no saben, se celebra cada 23 de mayo en nuestro país:

Fundación

Protocolo fundacional de la Universidad en el Ministerio de Instrucción Pública 


El 22 de septiembre de 1910 se fundó en nuestro país la Universidad Nacional de México. Si les llama la atención el nombre es debido a que en sus orígenes nuestra Máxima Casa de Estudios carecía de la autonomía universitaria que hoy le es reconocida como uno de sus principales pilares.

Eso representaba un gran dilema para los jóvenes estudiantes de aquel entonces debido principalmente a que se encontraban a merced de las decisiones unilaterales de las autoridades académicas, quienes decidían todo lo concerniente al sistema preuniversitario y universitario en nuestro país.

Germen de la demanda por la autonomía universitaria


Era sólo cuestión de tiempo para que las presiones por parte del estudiantado se materializaran. El gobierno era quien tomaba las decisiones fundamentales de la vida universitaria: el nombramiento del Rector, la carga curricular de cada carrera y el contenido de los exámenes profesionales (por citar algunos ejemplos) eran decisiones del gobierno, quien las ejecutaba por conducto del Rector (quien, ¡oh, sorpresa!, era designado por el Presidente).

Así, fue en el año de 1929 cuando comenzaron a surgir con mayor impacto voces estudiantiles discordantes. Por aquellos tiempos, la Universidad Nacional de México tenía poco más de 8 mil alumnos, mismos que decidieron organizarse dentro de un colectivo para crear conciencia y demandar cambios de fondo en la institución.

El germen del Día del Estudiante se fraguó en las instalaciones de la Facultad de Derecho, en donde los estudiantes organizados decidieron establecer negociaciones tanto con la propia Universidad como con el gobierno, pero sin éxito.

Al ver que sus legítimas demandas no eran escuchadas, decretaron una huelga general: inició el 5 de mayo de 1929, cuando en la puerta de la escuela de Derecho colocaron una bandera rojinegra como señal inequívoca de apoyo al Atlas que la huelga había iniciado.

Tan solo un par de días después, el entonces presidente Emilio Portes Gil le ordenó al rector clausurar ALV la facultad. Esta decisión fue considerada como una provocación imperdonable y dio pie a que la huelga general fuese formalmente declarada el 9 de mayo.

23 de mayo de 1929: nace Don Voy Estalla el conflicto


Esta huelga generalizada (para que se den una idea: en aquel entonces la Universidad tenía 14 dependencias y 8, 154 alumnos inscritos) fue disuelta de forma violenta por parte de la Policía: entraron a las instalaciones de la Escuela de Derecho forzando las puertas y destruyendo el mobiliario, agredieron brutalmente a los jóvenes allí congregados con chorros de agua y toletes. En las calles aledañas al Colegio de San Ildefonso había revueltas entre los estudiantes y bomberos y policías.

Todo lo anterior sucedió el 23 de mayo de 1929. Por ese motivo, los alumnos decidieron que ese día fuese recordado como el Día del Estudiante en honor a los agredidos y, además, que la plaza de Santo Domingo de la Ciudad de México fuera llamada "Plaza 23 de mayo" o "Plaza del Estudiante".

Esa fecha marcó un antes y después en la historia de la Universidad porque fue a raíz de que tales acontecimientos que la fuerza estudiantil cobró mayor organización y vigor pues, tan sólo seis días después de la revuelta, el presidente Portes Gil concedería oficialmente la autonomía de la Máxima Casa de Estudios.

Y bien, ¿conocían el origen del día del estudiante? ¿Alguno de mis bienamados lectores es egresado de allí? Como siempre, leeré con gran interés sus sesudos comentarios.

PD. Con especial dedicatoria a @Leelo, mi colegiala favorita.




Atentamente,
Bruno Portes Gil.