viernes, 2 de agosto de 2019

Ese aro negro del cuello

Cuando un “aro” negro apareció en su cuello, la mamá de Silvia se apanicó. “Qué niña tan cochina, no te bañaste, te salió paño”, le dijo para llevarla luego al baño para lavarle esa mancha.



Pero la marca oscura no se le quitó, de hecho no desaparece con limpieza.  Esta afección se denomina acantosis nigricans y es una señal de alerta a la obesidad que indica que hay que cambiar ciertos hábitos alimenticios.
A simple vista no se requiere un análisis de laboratorio o estudios para demostrar la condición de la piel, pues la pigmentación cambia, se nota gruesa y aterciopelada, puede engrosar y dejar surcos a simple vista, se detecta en las axilas,  rodillas, codos, cuello e ingle.
Además de la obesidad el consumo de ciertos medicamentos como pastillas anticonceptivas, niacina, prednisona y algunos corticoesteroides pueden causar este cambio de pigmentación en la piel.
Entre sus causas más comunes hay trastornos hormonales, obesidad y pre diabetes, trastornos genéticos que incluyen síndrome de Down y de Alström, en raras ocasiones puede ser advertencia de fallas en el funcionamiento del hígado o hasta un tumor en el estómago.
El doctor Sebastián Gómez Mora, especialista en medicina interna del Hospital Santander, dijo que hay dos tipos de acantosis nigricans, benigna y maligna.
“La benigna es por aparición primaria no se asocia a otra enfermedad, pero es raro, casi siempre es secundaria con una enfermedad metabólica; la más común indica obesidad, diabetes o enfermedades endocronológicas que pueden causar eso; la maligna se asocia a cáncer o un adenocarcinoma gástrico, del estómago, es raro pero se puede presentar”, explicó.
Lo primero que hay que hacer es una exploración física al paciente, con un tamizaje, pruebas para ver cómo está de salud, se checan sus niveles de glucosa, insulina, colesterol, triglicéridos, un perfil tiroideo, con estudios de sangre comentó.
“Un tratamiento en sí busca eliminar lo que está originando su problema, pero pueden recurrir a dermatólogos para corregir las manchas. Si es por obesidad se recomienda ejercicio y por diabetes, se busca controlar los niveles de glucosa, para que desaparezca la acantosis por sí sola”, indicó.
Por la raza latina o africanizada existe una tendencia a que aparezca esta afectación en la piel, es un indicador de diabetes, pero no es definitivo.
“Por la raza en los mexicanos hay mucha obesidad y sedentarismo, consumen muchas bebidas azucaradas y refrescos, todo eso se asocia a resistencia a la insulina; pero en términos médicos se estimula un receptor y hace que se hiperpigmente la piel para causar hiperqueratosis y papilomatosis, que viene a ser aumento de la coloración, endurecimiento de la zona y la sensación de terciopelo, en términos comunes”.
Si usted tiene acantosis los tips inmediatos es acudir a un médico, revisar la herencia si cuenta con familiares diabéticos, obesos o sedentarios, se tiene que hacer un chequeo para descartar la diabetes o prediabetes.
“Si hay diabetes urge iniciar su tratamiento para controlar la diabetes con medicamento, más que preocuparse por ponerse cremas”, afirmó.

Maricon Rosado :