miércoles, 21 de agosto de 2019

Miércoles Cultural: Peliculeando con Ximensa

Pets 2

Si algo ha caracterizado el cine de un estudio como Illumination, responsable de la saga de Mi villano favorito y de los personajes de los Minions, es la frescura de sus historias en la que se combinan la irreverencia con mensajes edificantes sin perder encanto ni crítica social. El tema de la familia, la sanguínea y aquella que se consolida en un entorno determinado, suele ser preponderante. Lo mismo que el humor y la emoción, como ocurrió en su emblemática Mi villano favorito, en Minions o en Sing: ven y canta. Incluso en La vida secreta de tus mascotas se tocó el desbordado cariño hacia las mascotas de la actualidad –incorporadas más que nunca al núcleo familiar– con cierto cariz crítico y con un ritmo que la llevó a convertirse en una historia de aventuras.

Sin embargo, La vida secreta de tus mascotas 2 no logró el cometido de mantener el nivel de frescura y originalidad con la que su antecesora se posicionó. Ni siquiera pudo sustentar una uniformidad narrativa que permitiera generar empatía por los personajes. Si bien Max, el perro Jack Russell Terrier protagonista de ambas historias, y Duke, su enorme “hermano”, continúan siendo entrañables, no tienen el mismo potencial y su historia de un viaje al campo se pierde entre las varias que hay en la película que a ratos más bien parece una antología de cortometrajes sobre los personajes.
El largometraje, a pesar de la unión de las historias hacia el final, se vuelve un ejercicio forzado. Como si hubieran armado un Frankenstein sin un hilo, el cual encontraron después. El humor es prácticamente ausente y varios de los personajes han perdido su norte. Snowball ha dejado de ser el irredento e invencible líder de un grupo de forajidos y, ahora, con un espíritu «wannabista», aspira a convertirse en un tierno superhéroe. La delicada perrita Gidget sigue teniendo ese espíritu aventurero y salvaje detonado por el amor que siente hacia Max y el segmento dedicado a ella es el más consistente y el que mejores momentos guarda, en especial por la elaborada construcción del departamento de los gatos, único segmento donde se obtiene cierta frescura.
El viaje de campo, que intenta reflejar una historia de crecimiento y de paso una condición actual relativa a la estresante vida cotidiana, se diluye en lo que hubiera podido ser un cortometraje efectivo. Y es que así es como se sienten los segmentos: independientes entre sí porque el hilo de la historia del tigre, los lobos y el circo, que es la que toca todas las demás y les da unión, resulta sumamente inverosímil, lo cual es mucho decir en una historia sobre las mascotas y su vida secreta. No aporta ni suspenso ni humor ni emoción. Es un diluyente de la acción que se vuelve predecible. El antropomorfismo es tan exagerado que deja de tener esa frescura que por lo menos nos arrancó algunas sonrisas en la primera parte. La vida secreta de tus mascotas 2 parece más bien un intento por cosechar el éxito de aquélla con rapidez, más que dar la oportunidad de crecimiento de una franquicia. Véanla con sus peques, si no tienen, mejor ni la volteen a ver.
calificación final: 4 de diego
Chime :p