miércoles, 13 de diciembre de 2017

Expresiones que los mexicanos usamos para hablar de sexo

El mexicano es cachondo por naturaleza, le gusta jugar con el sexo opuesto, le gusta coquetear, el doble sentido está a la orden del día, y cuando se trata de hablar de tener sexo, de coger pues, hay un sinfín de variantes para eso.
Así que hoy en miercoles de conociendo mexico les traemos ester ci an pi de las frases o expresiones que los mexicanos usamos para hablar de lo que comúnmente llamamos coshar:


1. La torta antes del recreo

¿Que por qué se adelantó la boda? Pues porque se comieron la torta antes del recreo y hay que aprovechar antes de que a la Chiquis se le empiece a notar la panza y ya no le quede el vestido. Muchos de los cambios de planes súbitos en cuestión de bodorrio involucran a la dichosa torta y a las ganas de hincarle el diente con toda la precocidad posible.

2. Los tamales de chivo

Si te enteras de que te están haciendo de chivo los tamales, no es momento de ponerte a pensar en lo delicioso del festín que se avecina ni en el rico atole que vas a preparar para acompañarlo. Pon orden en tu vida porque ¡te están poniendo el cuerno!

3. El mañanero

Echarse el mañanero no hace referencia a chutarse el noticiario de la mañana ni a comerse un tamalito a primera hora. Muchos recordarán la arremetida que un famoso ex-diputado hizo contra la entrada en vigor del horario de verano porque iba en contra de las costumbres matutinas más arraigadas de los mexicanos… específicamente contra el mañanero. El sexo matinal es una buena costumbre en el país que sea, pero si no quieres que tu itinerario se vea afectado por tus prácticas de pareja, más vale que tu mañanero sea, además, un rapidín.

4. El apapacho y el faje

Todo comienza por el apapacho, práctica querendona que puede transformarse en faje si las circunstancias así lo permiten. ¿Que qué es el faje? Pues es algo muy parecido a lo que uno hace para fajarse la camisa, solo que se practica con alguien más y la finalidad no es arreglarle la ropa para que se vea presentable, sino todo lo contrario. Aunque estas actividades se disfrutan más en la privacidad del hogar, en México es común ver parejitas en plena acción en cualquier banquita de parque o aprovechando cualquier falla en el alumbrado público. Cabe mencionar que las demostraciones públicas de afecto no son algo que nos espante.

5. La chaqueta que no se teje

En México se habla de chamarras, suéteres, abrigos y sudaderas… pero nunca de chaquetas. Por más frío que haga, mantenemos esta palabra a raya de nuestro vocabulario invernal porque nuestra mente nunca aterrizará en lo confortable y acogedor de una prenda, sino en el acto de la masturbación masculina. Aunque es una expresión súper extendida en México, nunca falta la tía que no tiene idea de nada y además de usar la palabra chaqueta a diestra y siniestra, ¡sabe tejer! Por lo que se avienta frases como “mira qué bonita chaquetita le hice a Juanito”. ¡Qué manera de ponerse en jaque!



6. La horchata que no es agua

Si alguien te invita a participar en una horchata, difícilmente se refiere a una sesión de preparación y degustación de aguas frescas. Deja la canela y el arroz en casa, que no lo vas a necesitar en tu sesión de sexo en grupo… a menos que tengas alguna filia extraña y eso ya es cuestión de cada quien.



7. Coger

Si alguna vez le has preguntado a un mexicano si lo coges en mal momento y la respuesta ha tardado en hacerse presente, es porque el interpelado está deshilvanando todos los posibles pros y contras de tu aventurado ofrecimiento. En México no decimos cógeme aquí a menos que la calentura apremie y tampoco andamos cogiendo cosas por un lado y por otro sin el riesgo de que nos remitan a la delegación por faltas a la moral. Aunque definitivamente hay contextos en los que habría que dar rienda suelta a nuestra imaginación para integrar lo sexual en el significado (¿Aquí se coge el camión a Taxqueña?), nuestra mente nunca pasará por alto que dijiste coger. Por eso tenemos otros verbos, como tomar y agarrar… para no andar cogiendo todo lo que se nos pone enfrente.

Abrochar, echarse un palenque, planchar, ponerle Jorge al niño y muchas otras expresiones son sinónimos perfectamente aceptables de coger. 

Aquí varios ejemplos en este video:





8. El guagüis

Las mamadas son una expresión cuasi universal del español para referirse al sexo oral en todas sus formas. Sin embargo, en México el mame, la mamada y el mamón remiten a todo menos a sexo, por lo que tuvimos que inventarnos expresiones más jocosas para dar cabida a este concepto. Dentro de estas expresiones hay algunas bastante crípticas como el guagüis, otras más zoológicas como pegarse unos chivos y el clásico de clásicos, bajarse por los chescos.



9. La cena de Pancho

El por qué los mexicanos asociamos todo con la comida es un completo misterio, pero lo que queda muy claro es que hoy por la noche vas a recibir una grata sorpresa. Hoy cena Pancho es un grito de júbilo que habla muy bien de tu vida sexual y muy mal de tu capacidad de ser discreto.
Hay que tener cuidado de no confundir a Pancho con Sancho, ya que cuando cena este último, tú tendrás que conformarte con los tamales de origen caprino que ya mencionamos anteriormente.


10. El baile de a cartoncito

Todo baile puede tener toques de coqueteo, pero bailar de a cartoncito siempre es preludio de cosas más interesantes. La expresión hace referencia a la forma más ergonómica para cargar un cartón de cervezas, obviamente sustituyendo los insumos de la fiesta por el objeto de tu afecto.



11. Cachondear

¡La calentura hecha verbo! Partamos del hecho de que cachondo y caliente son sinónimos y dejemos que la imaginación haga el resto

Y ustedes, que pedo? Con que nombre le conocen a este antiguo deporte de la humanidad?

-Brion