Saturday, March 26, 2016

Los Evangelios Apocrifos


Todo comenzó cuando Constantino fundó el cristianismo tal cual lo conocemos, realizando una reunión donde se seleccionaron los evangelios que irían en laBiblia. Allí varias personas descartaron algunos textos que no representaban a la Iglesia que ellos querían, y fueron enterrados, perdidos o destruidos.
Sin embargo, el tiempo no logró exterminarlos y ahora están siendo encontrados. ¿Son reales? Es difícil de determinar, en cuanto la propia religión está en cuestionamiento. Solo digamos que son un peligro para la actual Iglesia, una fuente de dudas para cualquier historiador y un tema de gran interés para todo curioso. Veamos qué dicen los evangelios apócrifos sobre la vida de Jesús.


El Evangelio de María fue encontrado solo en parte y fue una verdadera sorpresa porque no se sabía nada de él. Es retratada como una de las discípulas de Jesús, e incluso, como la más especial, lo que ha costado varias críticas. En consecuencia, se asumió que es María Magdalena, aunque su nombre entero no está presente en ninguna parte del texto. Sin embargo, no fue escrito hasta el siglo II aproximadamente, aunque puede preservar algunas ideas de épocas anteriores.
El Evangelio de Pedro, por otro lado, tiene la única descripción existente de Jesús saliendo de la tumba y ha sido controversial por su contenido. Mientras algunos creen que es muy original, otros lo consideran una copia del Nuevo Testamento.
Sobre la resurrección de Jesús, describe a dos ángeles que lo llevan mientras los sigue una cruz que habla con el cielo. Esta es probablemente la parte más discutida, aunque muchos han dicho que es una cruz de santos resucitados, no una de madera.
Se dice que el Evangelio de Tomás es el más importante porque contiene enseñanzas de Jesús que debían ser leídas solo por unos pocos. Este conocimiento secreto no debía divulgarse y por eso se lo considera el más importante.
En cuanto al Evangelio de Judas, hay algunas reservas, debido a que se escribió en el siglo II y probablemente fue usado por algunas sectas de cristianos. Cuando se encontró estaba muy dañado y el texto no es fácil de leer, pero en su mayoría habla sobre la inocencia y fidelidad de Judas.
Todavía no hay datos concretos sobre si el documento Q es realmente un evangelio o solamente una recolección de enseñanzas de Jesús. La letra Q viene de “quelle”, una palabra alemana que significa fuente. Contiene muchas enseñanzas que probablemente se transmitieron de forma oral hasta que los primeros misioneros las pusieron en papel.