Wednesday, January 24, 2018

Delicias culinarias de Monterrey

Buen dia cacaricuates, como estan? Que tal su semana, ya miércoles ombligo de la semana y con ello, otro dia mas de conociendo a nuestro bello país. En esta ocasión les traigo un tema acerca de las delicias culinarias que encuentras en la llamada sultana del norte, la cosmopolita ciudad tierra de los regios y las carnes asadas, vecinos de aqui al lado, por supuesto me refiero a Monterrey.

Yo tengo recuerdos de Monterrey por los viajes escolares que organizaremos cuando estaba en la secu, si ya se que ya llovio, pero aun me acuerdo de esas visitas al planetario, a la macro plaza, a las grutas de garcia y asi, pero ese no es el tema que nos atañe, el dia de hoy les traigo este copypastazo que habla, como les comentaba arriba, de las comidas, ahi les va :

CABRITO

Este es el plato insignia de Monterrey. Se estila en diferentes preparaciones: al pastor (asado al calor de leña); en salsa (guisado); en su sangre (fritada); al ataúd (horneado); hasta en consomé. Y por supuesto, los “machitos” (las vísceras del cabrito envueltas en sus intestinos que van directo al asador).


A continuación una verdadera joya: la fritada. Este es un plato memorable que, básicamente, lleva cabrito y sus vísceras en su propia sangre guisadas en manteca de puerco, así como una salsa hecha a base de tomates tatemados, chile ancho, ajo, cebolla, laurel, mejorana y los infaltables orégano y comino, pilares de la sazón norestense. Es debido acompañar tan majestuoso platillo con tortillas recién hechas y una buena salsa molcajeteada.





CARNE ASADA

Monterrey es una ciudad carnívora, así que el regio que se respeta prende el carbón por lo menos cada fin de semana, así llueva, hiele, truene o relampaguee. Hacer carne asada es un estilo de vida, un ritual, es casi casi una necesidad espiritual. En Monterrey (y en general en todo el Noreste) la carne asada también funge como elemento de cohesión, como símbolo patrio regional y naturalmente como menú. No hay cosa más arraigada.

Para acompañarla, nunca estarán de más las cebollas asadas, los frijoles charros, unas cervezas bien heladas, y obligadamente una excelsa salsa, de la que escribo enseguida.






SALSA MOLCAJETEADA

La salsa molcajeteada es un básico, un deber, digamos que es una parte vital del ritual de las carnes asadas, cosa de poner en la parrilla los tomates, las cebollas, y ya con el toque ahumado y textura carbonizada, el siguiente paso es entregarse al molcajete: con el piquín listo, todo se martaja, se le agrega su cilantro, y el resultado es un lujo.

AGUJA (NORTEÑA) DE RANCHO
Lo anterior nos lleva al tema de otro clásico: la aguja de rancho. Este es el corte regional por excelencia. Muy casero, muy de rancho y sin poses. Sus guarniciones obligadas son: el arroz rojo, los frijoles con queso y totopos, el guacamole, las cebollitas de rabo asadas y la infaltable salsona. Las agujas que ves en la imagen las adquirí en el Cercado, Nuevo León, ahí encuentras las meras buenas. Más sabor regional, imposible.



MACHACADO
El machacado con huevo es un auténtico poema regio, aquí lo puedes ver bañado en salsa; acompañado de unas de harina es un verdadero atajo a la felicidad.





ASADO DE PUERCO

Este plato es más que un clásico en la gastronomía norestense, es un motivo de fiesta. Es un guiso bien honesto, con sabor directo; cosa de leer los ingredientes: carne de puerco (si es costilla mejor), dorada en manteca de puerco, ¡claro está! , chile ancho, guajillo, comino, orégano, ajo y cebolla. Siempre le irá bien unos frijoles negros y un arroz con tomate por un lado, unas tortillas recién hechas, y aquí en mi foto, se me antojó el inigualable toque del piquín verde fresco en grano, qué digo fresco, recién cortado. Insuperable.

EMPALMES

Este platillo se basa en dos tortillas pasadas por manteca de puerco empalmadas, llevan su respectiva embarrada de frijoles refritos y salsa; los hay de diferentes guisos, como carne seca, asado de puerco, carne de cerdo enchilada y otros. El que ves en la imagen es de carne seca y le quise dar realce con unas rebanadas del insustituible aguacate con su salsa de piquín. El empalme, dado el significado que lo rodea, es sin duda una tradición inimitable.



CHICHARRÓN DE CACHETE

En Monterrey existe un célebre chicharrón de cachete de la tradicional Carnicería “Ramos” (lo pongo de referencia sólo porque es el más conocido, más no porque sea el único o el mejor que se oferte en la ciudad). La realidad es que es un manjar de puerco que encanta por grasoso y carnoso. Lo puedes comer así recién hecho, como ves en mi foto, “a pulso”; o en taco, sólo ocupas una buena salsa y asunto arreglado. También te sugiero guisarlos en salsa de tomate, con unas rebanadas finas de cebolla y un toque de chile, que si acompañas con frijolitos refritos, ya te confeccionaste un almuerzo brutal; le van perfecto ambas tortillas: de harina y maíz.



TORTILLAS DE HARINA

Acá en el norte preferimos (y por mucho) las tortillas de harina, pero caseras; es toda una tradición y vocación, tiene su chiste, no a cualquiera le quedan bien. Debo decir que combinan re bien con la carne asada, con el aguacate, con el huevo con chorizo, con el machacado, en quesadilla con chorizo regional, con la barbacoa, con el fideo seco, bueno, hasta con las migas con huevo, platillo del que te platico enseguida. Como te estarás dando cuenta, son infaltables y consentidísimas en las mesas regias y, en general, en las mesas norestenses.



DULCES REGIONALES

En Nuevo León, el mundo del dulce es parte de su historia y su vida cotidiana; se conserva una tradición dulcera artesanal que le da identidad. En sus orígenes, la mezcla de la leche y el azúcar derivó en los dulces típicos que hoy conocemos. El estelar, el más famoso, con el que se relaciona a Monterrey es, sin duda, la “Gloria” de Linares, que nació hace unos 70 años. No se puede dejar de mencionar las obleas, las natillas, los de leche quemada con nuez y piloncillo. Pura calidad.



Y bien, que opinan de la comida de acá del norte?

-Brión