martes, 17 de abril de 2018

Los orígenes de Terminator



Academia, IA y asesinatos por encargo

Qué pasión pepperoni lovers, a falta de un tema del día de hoy tomé la sugerencia de la lagartona y hablaré un poco sobre lo que desde hace un par de semanas viene causando revuelo alrededor del mundo principalmente entre académico y la ONU. 



Tiene que ver sobre el uso de la IA en los conflictos armados con el propósito explícito de matar seres humanos, esto con el pretexto de quitar de la línea de fuego al hombre y que solo se enfrenten máquinas entre sí. Esto por supuesto supone un rechazo total por parte de la ONU además de intelectuales, científicos, investigadores, filósofos y académicos que llevan rato llamando la atención internacional sobre el tema pues no es baladí; más aun este mes cuando se dio a conocer que una respetada universidad coreana el KAIST (Korea Advanced Institute of Science and Technology) está detrás del desarrollo de la IA para los equipos autónomos desarrollados por la empresa Hanwha System quienes se dedican al desarrollo de sistemas de defensa, llámese armamento militar, que por cierto ya de por sí se encuentran en la mira internacional por desarrollar municiones prohibidas en 120 naciones entre las cuales, surprise, surprise, no se encuentran ni Estados Unidos, ni Rusia, ni China.




La polémica en sí no es en torno al desarrollo de armamento autónomo, porque ese ya se viene desarrollando desde antes en diferentes países y por diferentes empresas del ramo sino el hecho de que una universidad se preste a participar en proyectos de esa naturaleza teniendo conocimiento previo que el proyecto está específicamente diseñado para asesinar. 



Habiendo tantas opciones donde se pueda aplicar la Inteligencia Artificial para mejorar el mundo, incluso dentro del sector militar suena ilógico y hasta estúpido tratar de dotar de inteligencia y poder de decisión a una máquina cuyo único objetivo es liquidar seres humanos eso sin contar que cualquier dispositivo electrónico es propenso a ser vulnerado y por ende modificado para cumplir otro propósito diferente al original. Hay que tomar este tipo de cosas muy en serio.



¿Qué pasará cuando alcancemos la singularidad?

¿O ustedes qué piensan maigos?

Si quieren ler más ahí les dejo los enlaces:

Su digital papu, hackermon.