jueves, 3 de enero de 2019

Jueves de Lumbreras - Grandes escritores acusados de plagio


“El plagio humano del que resulta más difícil escapar, para los individuos (e incluso los pueblos que perseveran en sus faltas y van agravándolas), es el de uno mismo.”
Marcel Proust

Mis queridos filibusteros,

Ya sea que estemos ante vulgares copypaste o ante errores de estilo como citas sin entrecomillar o falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía son, dos décadas y media después, materia de interés periodístico, todos conocemos de casos de plagio, ya sea porque hemos incurrido en ellos (de forma voluntaria o involuntaria) o porque se trata de casos que han tenido eco en la opinión pública.

En este JL, quiero hablarles de estos últimos. Afortunadamente, el plagio tanto a nivel académico como literario ha tomado relevancia en el foro público en los últimos años y se han establecido reglas más estrictas para prevenirlo, detectarlo y sancionarlo.

Ya sea por desidia, falta de criterio propio e inclusive de principios éticos, ni presidentes, funcionarios públicos, blogueros ni escritores están exentos de caer
 en la tentadora garra del C&P, recordemos el caso de Karl-Theodor zu Guttenberg, ministro de defensa alemán que cometió plagio en su tesis doctoral y terminó perdiendo el grado académico y hasta la chamba. Sin más, hablemos de aquellos escritores que en su momento han sido acusados de cometer plagio:






José Saramago:
Hace ya algunos años, Teófilo Huerta Moreno acusó al Premio Nobel de Literatura por similitudes y paralelismos sospechosamente parecidos entre su cuento ¡Últimas noticias! de 1987 y la novela de Saramago "Las intermitencias de la muerte" de 2005. Huerta Moreno le hizo un blog a Saramago (y ni siquiera se lo pudo coger ni menos mear) en la cual dio cuenta del supuesto plagio: http://saramagoplagiario.blogspot.com/

Al respecto, el dramaturgo portugués señaló: “si dos autores tratan el tema de la ausencia de la muerte, es inevitable que las situaciones se repitan en el relato y que las fórmulas en que las mismas se expresen tengan alguna semejanza”.




Carlos Fuentes:
A mediados de la década de los noventa, el escritor mexicano Víctor Celorio acusó a Fuentes de plagio. De acuerdo con el acusador, en la obra "Diana o la cazadora solitaria" encontró una sustanciosa cantidad de coincidencias y citas textuales con su obra "El unicornio azul", además de que existía una gran similitud entre los personajes de ambas obras. Finalmente, un juez desechó la denuncia de Celorio. Nuevamente, les comparto un link para que sean ustedes quienes juzguen, como los expertos en propiedad intelectual que son, si hubo plagio o no:





Arturo Pérez- Reverte:
En esta ocasión, Pérez- Reverte fue acusado de plagio por el cineasta Antonio González Vigil pues de acuerdo con éste, el autor de obas como “La Piel del Tambor”, “El francotirador paciente” y “Los perros duros no bailan” plagió el guion de su película "Gitano" del año 2000.

En una de las batallas legales más interesantes sobre derechos de autor que se conozca (tan sabrosa estuvo que inclusive Julian Assange se metió al desmadre), la Audiencia Provincial de Madrid condenó a Pérez Reverte a pagar una multa por plagio la cantidad de 80 mil euros (más o menos lo que se gana en una semana trabajando en el gaban como rompetuberías profesional).



Camilo José Cela:
Don Camilo fue un prolífico y polemista escritor español, que lo mismo escribía novelas que aparecía en cadena nacional presumiendo ser capaz de absorber un litro y medio de agua por vía anal. Ni los múltiples reconocimientos y premios (como el Nobel de Literatura, el Premio Cervantes y el Príncipe de Asturias de las Letras) libraron al autor de "Mazurca para dos muertos" de ser acusado de plagio.  Corría el año de 1994 cuando la escritora Carmen Formoso denunció que la novela "La cruz de San Andrés" era demasiado parecida a "Carmen, Carmela, Carmiña". En el 2010 un juez de Barcelona resolvió que existían indicios racionales para considerar que efectivamente existió el plagio denunciado por Formoso.

Como podrán ver, ni siquiera grandes escritores contemporáneos están exentos de ser acusados de plagio. Existen, claro está, muchos más casos y que naturalmente corresponden a escritores menores, cagatintas o intelectuales de banqueta que nunca entrarían en la categoría de Grandes Escritores, baste el ejemplo de Paulo Coelho, acusado de plagiar la obra de Gloria Hurtado, o de Elena Poniatowska, una anciana cínica y desvergonzada, acusada de plagiar la obra "Los días y los años" de Luis González de Alba 


En fin, ¿conocen algún otro caso de plagio (ya quedamos que de tesis de la UP no vale) que valga la pena mencionar? Los leo con inenarrable éxtasis y entusiasmo.

PD. @Dra.Tripa: ¡Feliz Año Nuevo! Espero que en este 2019 tengamos la oportunidad de conocernos mejor.

Su plagiario amigo,
@Bruno.