viernes, 26 de julio de 2019

Viernes saludable - el golpe de calor.



En el verano y en algunas regiones del país donde se presentan temperaturas muy elevadas, es frecuente que los menores sufran por el “golpe de calor” al ser expuestos durante mucho tiempo a las altas temperaturas.


Por ello el médico Carlos Daniel Torres Luna, resaltó que dicha patología es una de las emergencias más recibidas en las áreas de urgencias pediátricas y que puede llegar a tener complicaciones severas.
“Es importante que todos estemos alerta a identificarlo y a tratarlo a tiempo, pues aunque las complicaciones suelen ser mínimas, la mayoría de los casos se recuperan adecuadamente; salvo que sea un caso crítico, donde se pueden presentar convulsiones o hipotensión, es decir, baja presión arterial”, apuntó el pediatra.
LAS CAUSAS
Torres Luna detalló que los niños son muy sensibles a la pérdida de líquidos, debido al cuerpo pequeño que tienen y al alto volumen de líquidos que la exposición prolongada al sol pueden causar variaciones en estos.
“Estar mucho tiempo en temperaturas elevadas pueden tener varias consecuencias, mismas que van a variar dependiendo de cada niño, de acuerdo a la complexión corporal o tolerancia al calor. Aunque algunos daños causados podrían ser trastornos a nivel neurológico”, explicó. 
SÍNTOMAS
El pediatra Torres Luna enlistó los rasgos más comunes que se presentan al sufrir por dicha patología, como tener una constante y elevada temperatura corporal, que pueden superar los 40 grados centígrados, considerando que la normal es de 37.
Asimismo puede haber trastornos en el estado de alerta del niño, es decir, como si estuviera mareado, confuso, adormilado, o asociarse también a un dolor de cabeza intenso y presentar nauseas o vómitos.
“Físicamente se pueden ver las mejillas enrojecidas, por la alta temperatura y muchas veces el niño presenta expresión facial de malestar y mostrarse inquieto por sentirse mal, podrían ser también algunos síntomas”, añadió el médico.
ANTE LA SOSPECHA DE PADECERLO
El doctor recomendó que ante la duda de que en un menor tenga golpe de calor lo primero es darle un baño de agua tibia, nunca con agua fría por el cambio brusco de temperatura, usar compresas de agua fresca sobre su frente, axilas o abdomen, cambiarlo con ropa ligera y lo más importante trasladarlo para atención médica lo antes posible.

Gomita :