jueves, 25 de julio de 2019

Jueves de Lumbreras - Día internacional del tequila


"Me tomé cuarenta y cinco mil litros de tequila y aún puedo donar mi hígado"
Chavela Vargas

Mis queridos dipsómanos,

Como indudablemente no saben, el día de ayer se celebró el día Internacional del Tequila. Por ello y para celebrar juntos a este elixir de los dioses, he preparado este fino y elegante post con algunos datos interesantes sobre esta bebida espirituosa. Así que agarren su botella de tequila preferida y libemos juntos:

La leyenda:


Cuenta una antigua leyenda que el tequila surgió en un día de lluvia y tormenta, cuando un grupo indígenas originarios de lo que hoy es el bello estado de Jalisco, refugiados al interior de una cueva, atestiguaron el momento en el que un rayo partió en dos un maguey azul. En ese mismo instante, el fuego proveniente del rayo alcanzó al maguey, que comenzó a consumirse ante la mirada atónita de los indígenas. Una vez pasada la tormenta, salieron de su refugio e, hipnotizados por el peculiar aroma que desprendía el agave, decidieron probarlo.

Para su sorpresa, tenía un sabor dulce. Todos llevaron consigo el jugo proveniente del agave, excepto uno de los indígenas, quien decidió regresar un par de días después al mismo sitio. Al ingerirlo, descubrió que no sólo había cambiado de sabor, sino que experimentaba mucha alegría y desinhibición; de inmediato compartió la buena nueva con sus compañeros, para quienes estas propiedades eran un regalo de Mayáhuel, diosa de la fertilidad y, desde entonces, del maguey y de la embriaguez. Así nació esta ambrosía.

El Caballito

Un buen caballito de tequila (o como diría Galy: “el alimento más importante del día”) es siempre una excelente opción para acompañar una comida o simplemente para relajarse. 

Pues bien, se dice que “el caballito” obtuvo ese curioso nombre porque los rancheros llevaban agua y tequila a sus paseos en caballo, cargaban un vaso pequeño en el cuello para tomar sus bebidas. Cuando alguien les preguntaba para qué era el vaso ellos respondían: “pa´l tequila en el caballito”.

Sin resaca
Debido a su proceso de destilación, un tequila 100% de agave no causa veisalgia (resaca pues, pendejos) pues no pasa por ningún proceso químico. 

Orgullosamente mexicano/ denominación de origen
Para que realmente pueda llamarse tequila, esta bebida debe estar hecha en México y cumplir con las normas establecidas para ello. Además, deben saber que, desde el 9 de diciembre de 1974, el tequila tiene denominación de origen. Esto significa que su proceso de producción y origen está protegido por nuestro país. Así que ya saben, si no está hecho en México no es tequila.

Patrimonio Mundial de la Humanidad

Hace ya más de una década, el 12 de julio de 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró al paisaje agavero (que incluye antiguas instalaciones industriales y campos donde se cultiva el agave) como Patrimonio de la Humanidad.

Así que ya saben, cuando vayan a Jalisco sitios como Tequila, la casa de Galy, Arenal y Amatitlán son destinos turísticos imperdibles.


Y bien, ¿cuál es su tequila favorito? El mío, por su triple destilación, el Tequila Tres Generaciones, sin lugar a dudas.

PD. Para @Leelo, por el placer de probar el elixir de tus labios.

Atentamente,
Bruno.