lunes, 3 de febrero de 2020

Engaños y Fraudes: El secreto del escritorio de 1876 de John Bingham


Un antiguo mueble conmemorativo de la Guerra Civil se exhibía en un museo de Estados Unidos, como una obra de arte. Fue hecho de madera de nogal, arce y roble alrededor de 1876 para honrar a John Bingham, un soldado de infantería de Connecticut, según la inscripción al frente. Pero resultó ser una falsificación muy bien tramada.
El escritorio bellamente adornado, tenía una caja de música que tocaba «Yankee Doodle» (una canción muy conocida de los Estados Unidos) y una carta de un descendiente de Bingham, que describía el significado que la pieza representaba para la familia.
Sin embargo en 2016 el museo Wadsworth Atheneum, en Hartford, Connecticut tuvo que admitir que la pieza era falsa y la retiró de la exhibición.
En realidad el mueble fue fabricado en 2010 por el carpintero Harold Gordon, quien se lo vendió al señor Allan Katz por una cantidad no revelada de cientos de miles de dólares. Finalmente el museo fue quién la había adquirido. Y fue allí donde se dieron cuenta del fraude.
Pero, ¿por qué el señor Gordon engañó a todos y quién es John Bingham?
Según el señor Gordon su intención no era engañar a nadie cuando en 2010 comenzó a trabajar en el escritorio. Como es amante de la historia empezó a darle una forma antigua, y trató de imaginar cómo un artesano de mediados del siglo XIX hubiese fabricado algo así.
Entonces agregó un reloj coronado por un águila y una leyenda que decía «La Unión Preservada» cerca de la base.
Pero entonces pensó en que ese mueble necesitaba una historia de verdad. Así que imaginó la pieza como una reliquia de la familia Bingham, una familia de verdad con antepasados ​​de la Guerra Civil.

¿Quién era John Bingham?

John Bingham (izquierda de la imagen) y su hermano Wells, eran soldados en la 16a Infantería de Connecticut, quienes era adolescentes, cuando fueron a la batalla de Antietam en 1862.
John, fue asesinado allí a los 17 años de edad, y su hermano Wells, de 16 años, sobrevivió.
El señor Gordon decidió que su obra había sido un regalo de los veteranos de la Guerra Civil presentado el 4 de julio de 186 para Wells como muestra del honor de John, que Wells entregó después a su hijo Edgar.
Entonces falsificó una carta fechada con el 22 de septiembre de 1972. La hoja se había vuelto amarillenta con el tiempo, tenía errores tipográficos y parecía la firma de un anciano, Edgar M. Bingman.
Todo encajaba a la perfección. «Un homenaje a su hermano John asesinado el 17 de septiembre de 1862 en la batalla de Antietam», decía la nota.
El señor Gordon dejó el escritorio en la sala de su casa, hasta que un día que necesitaba dinero y estaba desesperado decidió venderla al Sr. Katz.
Como dijimos antes, fue en 2016 cuando el museo recibió un aviso de que la pieza era falsa, y en 2017 fue retirada.
Al señor Gordon le pareció divertido como su obra terminó en un museo.

Por otra parte un descendiente de Bingham dijo que el engaño le pareció divertido, aunque el señor Gordon haya falsificado una parte de la historia de la familia.
Cortesía de penijuais Chamberetes