jueves, 20 de febrero de 2020

Jueves lumbriciento - El hombre en busca de sentido.


Antes que nada buenos días y ojalá que se encuentren muy bien (esto lo digo por mera cortesía, ya que en realidad me vale madres), ya había dicho que iba a publicar algo hoy, y pues va!!

Quiero contarles un poco de un libro que leí hace unos 3 o 4 meses, como ya lo dice el título de la nota, el libro es "El hombre en busca de sentido" y el autor es Viktor Frankl, quien fue un neurólogo, psiquiatra y filósofo de origen austriaco y además creador de la logoterapia (osea, no cualquier analista de los de aquí del blog). Este libro fue publicado en Alemania después de la segunda guerra mundial, en este relato autobiográfico, Viktor Frankl nos cuenta cómo sobrevivió a varios campos de concentración (incluidos Auschwitz y Dachau).


El informe del prisionero No. 119,104: ensayo psicológico.

Pero ya se que estamos hasta la madre de películas y libros de historias nazis, llenas de héroes y villanos muy malos, "El Pianista", "La vida es bella", "La lista de Schindler", "El niño con el pijama de rayas", y la lista puede seguir, hasta la más reciente "Jojo Rabbit", cada uno de los anteriores con una publicación escrita que después fue adaptada al cine, pero,  ¿qué tiene de especial este libro que no haya visto ya en otras publicaciones?

Pues a mi consideración, este es un libro distinto, no les va a contar la historia de unos pobres judíos victimizados por esos malvados nazis que solo quieren convertirlos en jabón neutro.


isis nizis milvidis

"El hombre en busca de sentido", es un ensayo intenta dar respuesta a la pregunta: ¿Cómo afecta el día a día en un campo de concentración a la mente y a la psicología del prisionero medio? Este documento se divide en dos partes, la primera parte tiene tres fases: Internamiento en el campo, La vida en el campo y Después de la liberación; la segunda parte aborda los conceptos básicos de la logoterapia, yo les hablaré un poco solo de la parte primera para no aburrirlos demasiado.

En la primera fase (internamiento), se va dibujando la transformación de la mente del prisionero, por las etapas que va pasando desde el shock que enfrentaban al ser transportados a los campos en esos vagones que hemos visto en las pelis; después un periodo en el que vivía lo que el autor llama "la ilusión del indulto", pues creían que ya la habían librado, al tener una apariencia más saludable que los que se fueron directito a los crematorios, pero pura mentira; les quitaban sus pertenencias (¡ay de aquel que se guardara algo porque le iba como en feria!), los bichaban, los pelaban y así los iban despojando hasta de la vergüenza para dejarlos con su única posesión: "La existencia desnuda"; dirán ustedes, mejor me mato alv, y pues sí, el suicidio era un pensamiento recurrente, aunque pocos se atrevían, ¿el motivo? pues lo consideraban algo inútil, de todos modos ya sabían que les quedaba poco tiempo, así que preferían mantenerse con un aspecto lo más fuerte posible para ser considerados "aptos para el trabajo" y así esperaban la hora de la muerte antes de "lanzarse contra la alambrada".
En la segunda fase (la vida en el campo), la cosa se pone más pior, en poco tiempo les cambiaba el carácter (¿y a quien no?), desaparecían las ilusiones, sentían nostalgia de su vida pasada y repugnancia de su realidad, incluso dejaban de sentir empatía por el sufrimiento de otros prisioneros; pero la apatía no era mala, les servía como anestesia de la realidad, como escudo contra el sufrimiento, y no el sufrimiento físico (porque uno a todo se acostumbra), lo que más les dolía era la humillación y la indignación por la injusticia. Además del estado emocional de los prisioneros, en esta parte el autor habla de temas como: los sueños de los prisioneros, el hambre, la sexualidad, la religión y espiritualidad, la conciencia de haberlo perdido todo, el amor, meditación, arte, humor, soledad, el valor de la vida humana, el destino, y muchas cosas wuuuuuu!
En la tercera fase (después de la liberación) la cosa no mejora ni un poquito, los prisioneros pasaron de la ansiedad a un estado de relajación total; salían del campo sin creerlo, pero la libertad carecía de significado, ya no pertenecían al mundo libre, no sentían alegría, debieron aprender de nuevo a vivirla, el sueño de la libertad se volvió realidad, y aún así no podían creer en él; algunos usaron como excusa el sufrimiento que habían vivido en los campos para hacer actos reprobables, sufrían la libertad con amargura y desencanto; esta etapa también fue muy dura, pues  muchos de ellos regresaron a sus hogares en ruinas solo para descubrir que nadie los esperaba; el desencanto resultó una experiencia muy difícil de sobrellevar, sin embargo, volver al hogar les producía una sensación de fortaleza interior.

Bueno, ya es todo, antes de que les duela el dedo de tanto darle scroll pabajo, pues adiós. Aquí les dejo un link en el que pueden descargar este libro, pero no les aconsejo que lo lean, sería muy triste para ustedes darse cuenta que lo tienen todo y aún así su vida no tiene propósito.