Monday, February 15, 2016

Lunes Godinez !!!


Convivir todos los días, más de 8 horas, con las mismas personas puede ser tan divertido o estresante como tú lo decidas, debido a muchos factores, que van desde la antipatía personal, al desempeño laboral de cada uno, o a ser considerado el favorito del jefe. Basado en lo anterior, y buscando que comentar en este Lunes Godinez, di con este articulo de la OCDE el cual da unos buenos consejos para mejorar tus relaciones con tus compañeros y jefes, así que adelante, échenle una leída :



Es distinto a estar de acuerdo en todo con todos. Tampoco se trata de crear conexiones emocionales con cada uno de los compañeros. Ni siquiera se parece a andar buscando aprobaciones.

Desde el 2009 las estadísticas de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) dicen que México ha sido uno de los países en donde su gente pasa más tiempo en el trabajo. Pero desde el 2013 somos la población número uno en hacerlo.

Y entonces lo más lógico es que convivamos horas y horas con diferentes tipos de personas: introvertidas, sociales e indiferentes; risueñas o serias; individualistas hasta el tuétano o solidarias hasta la médula... “De todo hay en la viña (completa el proverbio)”.

Sin embargo sabes que no con todos congenias igual, con algunos compañeros y jefes las charlas fluyen más y con otros simplemente no se dan. Lo importante, como leías al principio, es que seas empático –que no es lo mismo que simpático–, porque con ello influirás en lo divertidos o estresantes que pueden ser tus días en el trabajo.



Sé un espejo


Olvida el trillado consejo de “aprender a escuchar”. Los verdaderos profesionales de la conversación te hacen saber que no están pensando en miles de cosas mientras hablas o que su celular les importa menos que tus palabras. Ellos, más bien, reflejan lo que tú expresas. Y ahora tú también lo harás.

La forma de lograrlo es parafraseando lo que dice la otra persona. Sin emitir juicios ni aprobaciones. Sin darle rienda suelta al ego y querer dar el consejo del millón. Sólo traduce y repite con tus palabras lo que acaban de comunicarte. ¡Y voila ! Aunque no lo creas, es de las primeras fases para iniciar una plática más franca.






Sé curioso (no chismoso)


La delgada línea que los divide es casi invisible, pero no temas, se trata de hacer la pregunta adecuada con un interés genuino: ¿qué piensas de tal o cual tema?, ¿y tu pasatiempo favorito es...?, ¿cómo te fue en el concierto de la semana pasada?, ¿cómo vas con tu banda de rock?

Salir de los diálogos políticamente correctos de siempre es otra forma de mejorar la convivencia.

De acuerdo con una encuesta realizada por OCC Mundial a más de 1500 profesionistas, el ambiente laboral es uno de los factores más importantes para lograr el bienestar en el trabajo; por ello cuando esta parte de la vida profesional es problemática, sus efectos pueden ir más lejos y afectar nuestra vida personal.


Empatía para avanzados (o cómo mejorar la relación con tu jefe)


Llevarte mal con tu jefe puede ser de las cosas más estresantes, improductivas y agotadoras que puedas vivir. Y más que empatía, necesitas actuar de manera inteligente. El primer punto para lograrlo es identificar qué tipo de jefe es: abusivo, micromanager, mal comunicador, saboteador, voluble... Después, debes analizar tu desempeño. Y luego... poner manos a la obra –dejando a un lado tu emocionalidad– para que la convivencia prospere.




Así que mis estimados Godinez, tomen lo mejor del post y aplíquenlo en su triste vida godinezca !!!!