martes, 27 de marzo de 2018

La rebelión de las máquinas


Sobre el futuro de la IA

 


Qué tal les va pepperoni pizza lovers, el pocs es más filosófico, pero sin dejar de lado la temática tecnológica.


Desde que las máquinas y la tecnología comenzaron a ser parte de nuestro día a día el hombre siempre ha tenido miedo a ser desplazado por ellas o peor aún exterminado por algún ente artificial con capacidad para tomar decisiones por sí solo y llevar a la raza humana a la completa aniquilación. 


Ahorita suena descabellado, pero ya muchas de las grandes mentes filosóficas, tecnológicas y científicas ha debatido largo y tendido sobre qué medidas podemos tomar como especie frente aun posible evento de este calibre. Se ha estado discutiendo que ya es momento de ponerle pautas a una Inteligencia Artificial que por lo pronto es más artificial que inteligente pero que no existe mejor momento que el presente para establecer esos límites.






Unos pensarán que está bien y es lo correcto, pero la verdad es que este tipo de discusiones tienen demasiadas aristas como para tener un consenso unánime. Sin irnos más lejos retomemos el evento más reciente de un evento fatal, me refiero al coche autónomo de Uber que atropelló a una mujer. Unos dicen que es culpa de la mujer por atravesarse en medio de la noche con ropa oscura, sin reflejante, sin cruzar por el paso designado, por no voltear a los lados para verificar si venía un auto, por pasar caminando como si fuera por la banqueta, en fin muchas cosas que esta doña hizo completamente mal; por otro lado otros culpan a Uber porque el auto se supone que tiene sensores por todos lados y sin embargo no fue capaz de percibir que la persona se estaba atravesando hasta que fue demasiado tarde, porque el carro iba unos kilómetros sobre el límite de velocidad, porque puso a una persona cualquiera detrás del volante con la orden explícita de no hacer nada y solo estar frente al volante para que la gente no se paniqueara si veía un auto sin conductor; otros más dicen que el conductor tuvo la culpa por ir comiendo bherga en vez de estar viendo hacia el frente, pues los detractores aseguran que una persona hubiera reaccionado de último momento a frenar o bien dar un volantazo y probablemente esquivar al peatón idiota.






El punto aquí es que el auto de plano no detectó a la transeúnte lo que indica que sus sensores fallaron y no debió de haber hecho el recorrido en primer lugar o bien, sí la detectó, pero decidió que era mejor continuar y no detenerse ante el obstáculo en el camino. Esta segunda opción es la que muchos temen, que un día las máquinas tomen conciencia de que tienen más fuerza y coordinación que los seres humanos y entonces sí llegue el fin de la raza humana. Es por esto que muchas personalidades dicen que sería lo mejor dotar a las máquinas con los mismos juicios morales que los seres humanos para que no tengan que decidir entre atropellar a una viejita o una señora con carriola o estamparse contra un muro de contención y matar al o los ocupantes del vehículo, en fin como dije, chingo de aristas que hay en este tipo de decisiones que sinceramente no son fáciles de tomar y menos llevar a cabo.



¿O ustedes qué piensan?



Su jaker de jukers, Jaquermon.