miércoles, 16 de octubre de 2019

Peliculeando con Xime

El Camino

Después de la gran serie que fue Breaking Bad, ¿en realidad era necesaria una película?

Una vez que Hisenberg cae, su aprendiz y amigo, Jesse huye de la policía mientras recuerda con prodigiosa claridad momentos tormentosos de su pasado y que terminaron por fijar el rumbo de su nueva vida.

Lo chido: De nuevo aparece Vince Gilligan, director de Breaking Bad y de Better Call Saul. De esta ultima, Sorprende que, aunque nadie esperaba que algo bueno pudiera surgir, logró una serie a la altura de breaking bad, incluso superior en algunos capítulos, pero no conforme con eso, deciden ponerle un punto final a la historia original, contándonos el qué había pasado con el buen Jesse.

Aunque a muchos podría parecerles un agregado innecesario para una gran serie, Gilligan vuelve a lograr un añadido que no tiene desperdicio, donde Jesse tendrá que enfrentar a su pasado para poder conseguir una nueva vida. Aparecen personajes secundarios que recobran su importancia en la vida de Jesse.

Aunque han pasado varios años ya desde que acabó BB, esta historia se sitúa exactamente al final, además pone atención a pequeños detalles que te llenarán de nostalgia si eres fan de la serie.
Aaron Paul nos entrega a un diferente Jesse Pinkman, que pasó de ser un adolescente torpe y renegado a un digno sucesor de Heisenberg.

Lo Chafa: Si no eres fan de BB o no has visto la serie, lo más probable es que no aprecies las referencias, la película no te atrapará del todo y su disfrute estará mermado. Se aclara que por sí misma es una buena película, pero es recomendable que tengas al menos noción básica de quienes son los personajes que ya no están.

Conclusión: Es una Película que no era necesaria pues la serie tuvo un muy buen cierre. A pesar de eso, Gilligan nos muestra que aún había varias cosas por hacer. Hay grandes personajes, con evoluciones positivas en la mayoría de los casos, buena narrativa y nostalgia pura y dura.
Es una película que no derrocha efectos especiales, ni presupuesto, tampoco grandes nombres, aún así, entregan una gran película, imperdible si tienes netflix.

Xime Paul