Friday, November 3, 2017

Carteles de cuando México le declaró la guerra a los Nazis

El papel de los mexicanos en la Segunda Guerra Mundial suele resumirse en las valientes acciones del Escuadrón 201, pero hubo más cosas que hizo el gobierno y el pueblo de nuestro país durante ese conflicto.
A principios de la década de los cuarenta, los mexicanos decidieron desafiar a la máquina bélica más potente del siglo XX.
Todo comenzó cuando los submarinos alemanes cometieron el craso error de atacar a dos buques petroleros mexicanos en mayo de 1942.
A partir de ese momento, el gobierno de Manuel Ávila Camacho olvidó que se llevaba mal con Estados Unidos (por esa cosita conocida como Expropiación Petrolera) y se unió a su bando al declararle la guerra a las fuerzas del Eje: Alemania, Japón e Italia.
A partir de 1942, la Secretaría de Gobernación, en un intento por nutrir el ánimo nacionalista mexicano, mandó producir una serie de carteles que pusieron a nuestro país como el protagonista de la lucha contra la Alemania Nazi, uniéndolo a las filas de los países que conformaron el bando de los Aliados: Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética.
En esta cartel se quiso explotar el hundimiento de los buques petroleros mexicanos por parte de los U-boots (submarinos) alemanes.
El 13 de mayo de 1942, los buques Faja de Oro y Potrero del Llano fueron atacados por la Kriegsmarine (marina) de Alemania.
Desde entonces a los nazis ya se les pintaba como enemigos acérrimos de la cultura y la ciencia (ya ven como el gobierno mexicano siempre ha tenido en alta estima a los estudiantes mexicanos).
A México se le ponía al frente de la unión de países latinoamericanos contra los nazis.
Este cartel hecho por el artista Julio Prieto, enaltece la unidad del pueblo y el ejército mexicano.
¡Uf! Este cartel si está bien fregón. Fue hecho por la SEP.
Solo mira cuantos países se unieron contra los nazis y luego de la victoria permanecieron todos como amigos hasta… como cinco segundos después.
¡Epa! Este cartel sí está bueno. Un charro bonachón a punto de propinarle un surtido rico de dulces puñetazos a la escoria nazi.
Justo detrás de Inglaterra está una hermosa mexicana alzando la bandera mexicana. Si quieres carteles épicos, solo abre un libro de historia de la Segunda Guerra Mundial.
Esta pieza se llama “Rumbo a la Victoria”.
¿Qué tal si cerramos con este interesante giro del Escudo Nacional con una bandera nazi despedazada en lugar de una serpiente, frente al “Popo” y la “Mujer Dormida” en un ocaso de victoria y libertad? Nomás faltó poner a la víbora del lábaro patrio orinando a Hitler en segundo plano.


C&P Cortesía del Quesos Doble Papada :