miércoles, 7 de noviembre de 2018

Señores, esto es un asalto...

... pero ustedes no lo sabrán hasta después. 

Ayer llegué como la mayoría de los lunes a esa sucursal, la estructura de la visita regularmente es la misma, revisión de indicadores, integración de carpetas, prevención y resolución a incidencias con clientes internos y externos. En la oficina de RRHH estaba el cajero, la coordinadora de Marketing y la regional de monitoristas y seguridad, que supervisa varias sucursales. Tema, la de MKT recibió una llamada supuestamente del contador general solicitándole que hiciera un deposito de emergencia porque habían parado una de las unidades en frontera, pedían $20,000 para liberar el vehículo. Considerando el tipo de mercancía que se transporta 20k es prácticamente nada. La chica de MKT, mujer inteligente, con maestría, ecuánime, entró a caja, con el celular aún pegado a la oreja y le pidió la cantidad al cajero, él chico preguntó que quién lo solicitaba, "el contador" respondió la chica muy segura de lo que decía. Eran casi las 7 de la noche, hora habitual del termino de actividades. El encargado de caseta no cuestionó la salida anticipada. Para las 8 de la noche ya estábamos todos ahí en esa oficina con caras pálidas y la sensación de confusión de saberse timados, pero no entender cómo ocurrió. 

Casos como estos, de extorsión telefónica ocurren con más frecuencia de la que en las empresas nos gustaría reconocer, pero ... en el recuento de los daños aparece la pregunta: ¿cómo pinches es posible? ¿cómo no se les ocurrió? ¿qué no piensan? Pues bien, amable lector, sí, no, sí. Hay un origen conductual que lleva a persona inteligentes a cometer pendejadas y muchas veces, la mayoría de las veces, no tiene que ver con los individuos en solitario y su capacidad de discernir, sino con el sentido de comunidad.  Explico, ¿qué habría pasado si los colaboradores de MKT hubieran visto la manera errática de actuar de su coordinadora? ¿si ella, el cajero hubieran pedido apoyo y no hubieran pensado en que tenían que seguir órdenes? 


La falta del sentido de comunidad nos está llevando a estar cada vez más expuestos a riesgos. Un colaborador, de cualquier empresa, que no siente pertenecer a un equipo se aísla y cuando se aísla se apendeja. Un nuevo empleado en un trabajo que no se siente integrado comete más errores a uno que percibe que llega a una tribu. 

Ayer la empresa tuvo un asalto, y no se dieron cuenta, justo como en el siguiente video. ¡Adelante con las imágenes! 







+ Asaltar: Atacar a una persona o entrar en un lugar con intención de robar. Tipo de ataque, psicológico. 

Escribió para Ustedes SPM: