viernes, 13 de julio de 2018

Notas chirris veraniegas

¿Qué tal, cacariamigos? Si Luis Miguel es el Sol, el Brion, por la brillantez de su rostro, es el alumbrado público del blog. 


No sé porque hoy no hubo disertaciones rifadas si era una sección muy pintoresca de este decadente blog. Sobra decir que, las veces que leí esa madre, como que emergía un olorcito a calcetín mojado, similar al que puedes percibir en arrabales o en el Metro en hora pico. 

Vayamos a las notas chirris. 

Engendros apagan eternal flame 


El tercer mundo duele bien cabrón y más cuando ves a gente de tercera visitando lugares que, claramente, no son para ellos. Así pasó en Guanajuato, en la celebración número 60 del museo de la Albóndiga, digo, Alhóndiga de Granaditas, donde unos pinches chamacos pendejos apagaron la llama del Fuego Simbólico de la Libertad. Los gremlins andaban ahí, de repente uno vio la llama y en su “inocencia” se le hizo fácil apagarla, como si se tratase de la vela de un pastel, ni el pendejote que filmaba el hecho, ni mucho menos los padres de esos bastardos hicieron lo necesario para evitar la pendejada. Pinche chamaco pendejo, como para meterle un patadón al pequeño pendejo y unos madrazos a los pendejos de sus papás que, para hacer chamacos si saben que pedo, pero para educar a sus mequetrefes no tienen idea. A veces uno no quiere ser clasista pero con nacos (y naquitos) como esos pues si es necesario restringirles el acceso a ciertos lugares. 






Enfermero de día, empresario de tarde y asesino de noche 


La filosofía nacional es: El que no tranza, no avanza y Jorge Alberto, un enfermero de Chihuas, lo tenía muy presente. Además de poner curitas, inyectar a niños chillones, cambiar comodos y patos a los ancianitos; había iniciado un lucrativo negocio de venta de órganos y venta de plazas dentro del Instituto, pues según, tenía conectes chidos y lo único que tenían que hacer era “darle pa’l chesco a George”, tales propinas iban desde los 80 mil pesos al medio millón de peña coins, todo dependía del órgano o del puesto en cuestión. A Jorgito le iba a toda madre, pues vestía con ropa cara, traía iPhone X, zapatos Michel Domit, llegaba en diferente coche diario pues tenía 20, pero coches chingones, no pendejadas de Tsurus o Sparks, tan solo, el más jodido que tenía era un Mercedez CLK 300. Todo iba bien para el emprendedor, pronto estaría codeándose con Azcarraga Jean o Jorge Vergara, en cajones tenía guardada una fortuna, sin embargo, tomó decisiones que lo llevaron a la sombra. Mató a Laurita, una chava que quería una plaza en las Oficinas Centrales, le pagó a Jorgin 80 mil amlobolivares, pero como éste no le respondía estuvo como cobradora de Coppel hasta que cansó al enfermero que terminó por darle una plaza en el valle de las calacas. Lo mismo le hizo a Don Goyo, que le compró al Yorch de Chihuas un riñon por medio millón de devaluados y miseros pesos y lo terminó enviando a la sala de espera pero del purgatorio. Hace poco apañaron al empresario porque se escabechó a toda una familia. Le espera un ratote en la sombra. 



No mam…artz 


Ayer todos vimos como la fachada de un Centro Comercial en la Capirucha (ya ven que aquí hacen un putero de falta) se derrumbó, como el amor de ella para ti. El saldo hasta ahora es de cuatro desaparecidos: El dueño del Centro Comercial, el Ing. De Obra, el Arquitecto y el Inspector de la Obra. Lo espeluznante es un vídeo del derrumbe donde, no sé de donde vergas, sale un cabrón. Véanlo 






Inés Gómez Mont presume a su nueva hija ¿alguien lleva la cuenta? 


Conozco conejos que cogen menos que Inés Gómez Mont, que es una de las famosas que cada momento presume fotos junto a su familia; hace unas horas no dejó pasar más tiempo y posó con su séptima hija María, a quien dio a luz hace algunas semanas. 

La presentadora ya había mostrado el rostro de la pequeña a través de sus redes sociales. Sin embargo, no habíamos visto sus ojitos abiertos. 

Inés compartió una tierna fotografía en donde tiene a su bebé entre sus brazos mientras que la María muestra sus grandes ojos azules. 

La imagen inmediatamente generó comentarios muy positivos, destacando el gran parecido físico que existe entre Inés y su hija. 

Acá la foto: 





Grimaldo