Monday, May 16, 2016

Andoni Echave : Demostrando su inocencia

Como la mayoría de ustedes recordaran, hace algunos días la periodista Andrea Roel sufrió un ataque sexual, llamado sharking en algunos lugares, derivado de lo cual el conductor Andoni Echave fue imputado como autor de dicho acto, lo cual fue confirmado por la misma periodista al sostener un careo con el. Esta es la historia que cuenta el mismo Echave luego de ser retirada dicha imputación, aunque esta un poco extensa, hagan el esfuerzo de leerla, ya que nos da su perceptiva al ser falsamente acusado. La nota fue tomada de El Universal, la liga se las dejo mas abajo.

Aún recuerdo ese 8 de marzo del 2016. Todo en mi vida era normal, tenía llamado en casa de mis colaboradores para elaborar unas entrevista con bromas, nos dispusimos a hacer cada una de dichas entrevistas, todo era risas y diversion. Nunca pude imaginar el monstro mediático que estaba a punto de salir a la luz, hasta que amaneció. Esa mañana al sacar a pasear a mi perro Carmelo fue cuando recibí el primer mensaje en FanPage de Facebook. Era ella Andrea Noel, una reportera que había sido atacaba en la colonia Condesa:

– ¿Tu Fuiste? –preguntó.

– ¿Yo fui qué? –respondí.

En una semana estrenaba mi programa de televisión, un sueño que duró poco; luego vino esta pesadilla. Los días siguieron y los ataques en redes sociales comenzaron, desde luego mantuve mi postura inicial: ¡Yo No Fui!

La primera mala noticia de todos estos ataques fue la suspensión de nuestro programa: “están fuera del aire”, nos dijo uno de los productores. ¿Por qué? Pregunté. La única respuesta fue: “Son ordenes de arriba”. Algo estaba pasando, no era comprensible que un producto que tiene tan buena respuesta del público salga del aire.

La segunda mala noticia fue una notificación que llegó a casa de mi madre, en la cual la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México me llamaba a declarar porque yo era presunto responsable del delito de abuso sexual.

Ahí comenzó este infierno, el cual comparto en estas líneas.

Inició la búsqueda de abogados, a los cuales estoy eternamente agradecido, porque Dios es el único que sabe porque te pone a la gente indicada en tu camino. ¿Qué hacer? ¿A quién o en quién debo y puedo confiar? Sobre todo cuando sabes que todo aquello de lo que te acusan es mentira y se está fabricando un culpable por las redes sociales.

No es nada fácil. En ese momento los que creías tus amigos no existen, dan una opinión sin fundamento y sus puntos de vista como si supieran del tema. Ahora resulta que todos son abogados. En una situación así, es cuando tristemente te das cuenta que las personas siguen creyendo que los problemas y las cosas que nos pasan son como una telenovela o una película. Que nada va a pasar, que todo se va resolver “por obra del espíritu santo”, cuando la realidad de este nuestro México, es otra.

Nunca voy a olvidar a mi familia en esos momentos. Las lágrimas de cada uno son algo que para mí es irreparable. Los recuerdo al acudir con mis abogados y ellos expresarles el problema en el que injustamente me habían metido, ver su cara de preocupación, la angustia cuando les explicaban la fuerza y el empuje que tenía dicha acusación y cómo tendríamos que trabajar en equipo para resolver esto. Son cosas que existen en mi corazón y nunca voy a poder olvidar. El amor es lo que más te da fuerza para seguir, luchar y nunca darte por vencido.

Con la cara siempre en alto

Así fue como llegué por primera vez al “bunker”, como se le conoce a la oficina de Procuraduría capitalina, y me dirigí al segundo piso al área de Delitos Sexuales. Ahí me hacieron saber todo y me mostraron por primera vez la gigantesca carpeta de investigación en mi contra, compuesta de muchas imágenes extraídas de las diferentes redes sociales que manejo. En ella viene el famoso retrato hablado de alguien que no soy yo, así como las diferentes declaraciones y comparativos burdos fuera de contexto de mi trabajo, imágenes que muestran a un agresor casi nulo, alguien que no tiene el mas mínimo parecido físico a mí. Y pese a todas las características físicas que yo presentaba, existía un imputación en mi contra, en la cual citaban que yo era el hombre de esa tarde del 8 de marzo del 2016. Era sospechoso de haber agredido sexualmente a la ya antes citada Andrea Noel.

Al conocer casi la mayor parte de la investigación, en mi mente volaban millones de preguntas sin respuestas. Mi mundo se empezó a derrumbar, me preguntaba ¿dónde va todo esto? ¿qué es lo que quieren? ¿qué es lo que estoy pagando? ¿mi programa a acaso es tan malo como para que personas que no tienen el mas mínimo sentido de cómo se hace la televisión me apunten como si yo fuera el culpable de un hecho que, me atrevo a decir, pensé que era montado?

El primer encuentro

Dadas las circunstancias, y que la ley estipula que se puede llegar a un acuerdo antes de llegar ante un juicio, como una estrategia de parte de mis abogados y mía, accedimos a comprar un boleto de avión con un costo aproximado a las 15 mil pesos, dinero que no tenía, pero mi mamá con un esfuerzo y a meses sin intereses compró, para que Andrea Noel pudiera llegar al MP. Esto lo hicimos con el fin de que ella, al ver mis características físicas, se convenciera de que todo lo que había declarado era un error, que ella no podía señalar a alguien porque su comportamiento ante un escenario mediático podía corresponder al de su agresor. En dicho encuentro yo me presenté ante ella, le expliqué que todo lo que yo hacía tenia un control, que nuestras bromas eran bajo un esquema televisivo y que por mas que dichas bromas fueran un “terror” para la sociedad, todo estaba dentro de un margen televisivo.

Cuando le pregunté si estaba segura de que era yo, que si los brazos que ella había citado eran de gimnasio o de un hombre muy fuerte, su única respuesta fue: “para mi eres un hombre que va al gimnasio”. El tipo de mi piel no es morena, pero ella al ser norteamericana decía que yo tenía piel morena, la espalda ancha –la cual no tengo– y el pelo largo, lacio (tampoco corresponde). Me inquirió: “¿Qué te quita aceptar tu responsabilidad y pedirme una disculpa? Quiero que me des una disculpa publica. Y quiero una compensación de todos los gastos que hasta el día de hoy he sufrido por tu ataque”, costos que según su abogada eran un aproximado de 306 mil pesos.

Bajo ese esquema de peticiones y con voz un poco molesta la MP se dirigió ante Andrea y sus abogados recordándoles que en este nuevo sistema de justicia un presunto culpable está bajo la presunción de inocencia y que debían respetarlo.

Por ello, pensé, lo peor que puede pasar es irme a un juicio y perseguir mi inocencia ante cualquier escenario, pues todo lo que están haciendo contra mí es una mentira. Yo no estuve en el lugar del ataque, tengo cómo demostrarlo, tengo que salir de este problema, no estoy solo, tengo a gente que está de mi lado y ante el peor escenario la verdad siempre sale a la luz.

En ese momento después de pensar lo antes citado y con una voz un poco molesta me dirigí a la MP y le dije no puedo aceptar ante ustedes ni ante nadie algo que no cometí, ni mucho menos pedir una disculpa pública o dar una compensación por algo de lo cual no soy responsable. Lamento mucho lo que le pasó, pero no fui yo, así que en ese momento pedí que se iniciara un juicio, que un juez determine mi inocencia, la cual ante los ojos del mundo era nula pero que se descubriría.

Las partes acusadoras se retiraron de la oficina y en ese momento me senté a rendir y complementar mi declaración, darle todos los detalles con nombres de las personas con las cuales ese día estuve acompañado para que se completara la carpeta falsa de investigación.

El despacho Cadena Lozano y el bunker, mi segundo hogar

Todos los días siguientes a ese encuentro, de verdad fueron un infierno emocional, pues como todos sabemos, en este México lindo y querido, todo, pero absolutamente todo, es un gasto. Dinero que a la fecha debo, que no tengo ni yo, ni mi familia, pues somos una familia promedio, vivimos el día a día. Con esfuerzo mi familia se ha podido hacer de bienes. Pero mi madre, con lágrimas en los ojos me dijo: –Los bienes son para solucionar males, ten fe y todo se resolverá.

Perdón, pero hasta ese momento la fe y las ganas de luchar se habían ido, ¿a dónde? No lo sé. Fue luchar contra medios y contra esta sociedad, los cuales, de “violador hijo de puta escoria de la sociedad” no me bajan. Hicieron un linchamiento sin argumentos, una campaña publicitaria en la cual citan que soy un agresor figura pública. Me señalan sin conocerme y la gente lo aplaude, siguieron creando la imagen de un criminal sin ver que hay daños que no se pueden reparar, señalando a alguien que no fue.

Por otro lado, el control de medios, al cual el despacho de abogados Cadena Lozano pidió asesoría, me enseñaron a no perder el control ante los múltiples ataques y agresiones que sufría por todos lados. No podía dormir, en verdad lo digo, es una pesadilla sin final, y lo único que pasaba con dichos ataques, era alimentar un cáncer de odio ante algo que no estaba en mis manos, y que para muchos es muy fácil señalar desde afuera. Pero las cosas cambian, recuerda que cada vez que señalas, tres dedos te apuntan.

Una defensa justa y válida

Así comencé a dar mi version de la historia. Di la cara en todo momento y en todo ese tiempo dije la verdad, aunque muchos por supuesto no me creyeron, no solamente hablo de redes sociales. Me atrevo a decir que siempre existió la duda en la cara de cada una de las personas a las cuales accedí a darles una entrevista, aun así cada quien hizo su juicio.

Ante la Procuraduría capitalina comenzamos a presentar los diferentes testimoniales, acompañados de videos y elementos útiles para comprobar que al momento del ataque yo estaba en otro lugar y no con un amigo. Más de 6 personas repitieron el mismo discurso: “Andoni No Fue”.

Cada elemento y argumento que se estaba incorporando a la carpeta tenia un por qué. Debíamos encontrar hasta el más mínimo detalle para demostrar mi inocencia, incluso me atrevo a contarles que contratamos peritos especialistas que iban a presentar dichos análisis para mi defensa, cosas que parecieran de una película de Hollywood, pero que en términos jurídicos eran necesarias al precio que fuera, sin importar que la deuda se incrementara. No teníamos tiempo que perder, ya estábamos a días que se fijara la fecha para la audiencia. Como son las cosas en México, se hace ruido por muchos lados y ya eres un imputado, lo cual NO te hace culpable pero sí obliga a un juez (no al que te impute, sino a otro) por 2 meses más, a supervisar tu investigación. En pocas palabras, el que te imputa nada más lo hace, toma sus cosas se va, tiene que llegar otro juez a ver qué es lo que está pasando… Así como así.‐

Mis abogados nunca me mintieron, siempre me dijeron que me iban a imputer, pues en México así son las cosas, y más con temas como éste. Así que fuimos mis abogados y yo a recrear las acciones del tipo que agredió a Andrea. Cada uno de los pasos en aquel edifico Basurto. Corrí, caminé e incluso hice el mismo movimiento del agresor, tomamos video y fotografías, y es ahí cuando al fin vi algo de luz.

Un elemento que demuestra mi inocencia

Haciendo esos ejercicios de peritaje nos percatamos que había una cámara que podría ayudarnos a identificar al aggressor. En la carpeta de investigación esta escrito que a ella la venían siguiendo cuadras antes, sin dudarlo un instante y acompañado de mi abogado, Adrián Cadena, nos dirigimos a la entrada del edificio marcado con el número 195 de Av. México. Nuestra sorpresa fue que la administradora de dicho inmueble se encontraba y después de una plática de minutos, en la cual le aseguro que no soy yo, accede a darme su teléfono para ver si ella podría encontrar dicho video.

Las horas de espera fueron eternas. Al día siguiente recibí su llamada en la cual me daba autorización de ir a buscar dicho video. En pocas palabras me dejó trabajar en esa tan ansiada búsqueda, los minutos pasaron ya estando con el control en mis manos. Entonces vi en ese monitor a Andrea Noel acercarse, y un segundo después, a su agressor. De verdad sentía ganas de llorar, ahí estaba lo que demostraba que yo NO había sido el agresor.

Sin dudarlo llamé a un gran amigo, Rene Díaz Alvirde, ingeniero en sistemas que tiene una empresa de seguridad, le pedí que llegara al lugar para poder extraer con una memoria USB dicho video y así poder presentarlo ante la fiscalía como nuevo elemento de prueba, ese elemento corroboraba que yo NO era el Culpable, que se estaba fabricando, o más bien, ya se había fabricado.

Fue un trabajo en equipo para poder encontrar el mejor software para su lectura en la Fiscalía. Dos veces logró limpiar la imagen, al grado de decir casi perfecta, no tengo palabras para agradecer el trabajo que hizo, sin olvidar a la administradora de dicho edificio por las facilidades y el poyo que ambos me dieron. Fue así como a primera hora del día siguiente, con esa memoria y un software de lectura, acudimos mi otro abogado, Andrés Lozano, y yo, a presentarlo a la Fiscalía como nuevo elemento.

Convocatoria a rueda de prensa

A un día de la audiencia, con todas nuestras cartas puestas sobre la mesa, en una junta en el despacho de mis abogados Adrián Cadena, Andrés Lozano, Ricardo Alvarado y los asesores de medios Ricardo Olayo y Salvador Guerrero, decidimos lanzar convocatoria a una rueda de prensa, en la cual presentar todos los elementos que existen en la carpeta de investigación acompañados del nuevo video, en el cual claramente se ve que no soy yo el que agredió a la reportera.

Decisión clara y contundente, si llegamos a un escenario de juicio con estos elementos es necesario que lo medios sepan que no eres tú quien cometió dicho crimen, lo único que estamos buscando es lograr justicia, pues los elementos antes presentados no son tan claros como los nuestros.

Es así y con este discurso de verdad. Salimos una vez más todos los involucrados a dar la cara y explicar que la persona que cometió esa atrocidad seguramente está impune y están cometiendo una injusticia una vez más en nuestro país, están linchando a alguien que no es y que desde un principio se les dijo que NO era él.

Después de dicha rueda prensa, con todo lo que se habló en la misma, con las pruebas necesarias presentadas ante las autoridades lo único que restaba era esperar la hora y la cita marcada en los juzgados.

La llamada que nunca imaginamos.

Esa misma tarde, posterior a la rueda de prensa, mis abogados preparándome para la primera audiencia y haciendo un estudio de todos los escenarios posibles a enfrentar, desde agresiones, activistas presentes, gritos e insultos de terceros y todo tipo insultos, en dicha audiencia mediática es cuando recibo la llamada de Andrea Noel. En ese momento imaginé el peor escenario, el de una agresión por su parte o un cuestionamiento del por qué había citado a una rueda de prensa. Me sorprendió que quisiera verme en ese momento en la fiscalía, lo único que podía pensar es de verdad ya se acabó todo esto: ¿por qué me está citando ahí? ¿por qué le sorprende que pude extraer el video? ¿hacia dónde va todo esto? Tendremos que averiguarlo.

Y es así como una vez más nos reunimos en esa fiscalía. Escuché una vez más a Andrea Noel decirme el por qué me había imputado. Escuché su versión, no cabe duda, era otra persona, no era la misma periodista americana que semanas antes aseguraba que yo la había agredido. La cara de todos cambió. Ella retiró la imputación, juntos accedimos a hacer una rueda de prensa en la cual se aclararían todas las cosas, en la que ella sin llegar a ser necesaria una disculpa pública, aceptaría que los elementos con los que ella contaba era insuficientes para su imputación y que gracias a los nuevos elementos, era evidente que no era yo quien la agredió.

Como muchos dirían o mejor dicho, como lo dijeron, un final feliz a una historia que se quedara impune. Y a este punto importante quiero llegar, y decirles que las cosas de este grado e índole no tiene un final feliz.

No hay un final feliz

Las cosas no acaban ahí, lo que yo viví, las cosas vivieron todos los que me quieren, los insultos que se gestionaron a mi alrededor, créanme que no nos hacen felices como muchos de ustedes lo pensaron o incluso dijeron. Una cosa es que yo sea una persona totalmente consciente del delito que se cometió a Andrea Noel y que por cuestiones éticas no haya actuado como muchos de ustedes impulsivamente lo hubieran hecho, agrediendo o tomando una acción civil por su error. Y otra muy distinta es que no exista un daño generado por el error de una acusación, acompañado de ese odio que tanta gente fomento alrededor de un caso donde el señalado fui yo.

A raíz de los eventos que se dieron a conocer por el City manager de la Delegación Miguel Hidalgo, se iniciaron pláticas para legislar el correcto uso de la denuncia ciudadana a través de redes sociales, estas pláticas incluyen a todos los ciudadanos o aquellos que ostentan un cargo público.

Se preguntarán por qué lo que escribe. Es muy sencillo, y con esto quiero darles unas preguntas para una reflexión personal:

¿Qué tan válido es marcar a una persona por un error de apreciación o por una suposición?

¿Tendría que existir un castigo por enjuiciar y ensuciar al agraviado mediática o públicamente?

¿Hasta dónde puede llegar el error de alguien o de varios? ¿Qué repercusiones tiene, económicas, económicas, sicológicas, morales?

¿Quién paga ahora todo el daño patrimonial en el que incurrió el supuesto responsable?

¿Y el daño moral? ¿Quién lo paga o lo repara?

¿El hecho de que un supuesto responsable sea educado y sepa vestir, lo hace dueño del dinero y con posibilidades de poder pagar su defensa?

¿Qué nos está pasando? ¿Por qué juzgamos sin conocer el fondo?

Concluyo citando una frase de Ciro Gómez Leyva: “No todos los sospechosos son culpables”.

Ojalá este artículo, y mi experiencia, les sirva a muchos para darse cuenta que éste es el México que vivimos, el país donde están creciendo nuestros seres queridos. Yo creo que los cambios empiezan desde adentro, por uno mismo y si a ustedes les hubiera pasado lo que a mí, qué serían capaces de hacer por perseguir una verdad y justicia oculta, ante un linchamiento mediático, político y social.

-Brion