Monday, May 2, 2016

Lunes Godinez - El trabajo infantil en Mexico


Ahora que acabamos de celebrar dos fechas que aunque al principio parecieran no tener nada en común, el día del niño y el día del trabajo, en este pequeño articulo nos daremos cuenta que en México y en algunos otros países, van de la mano debido al incremento de la mano de obra infantil, la cual según estadísticas recientes, más de 3 millones de niños, niñas y adolescentes entre los 5 y 17 años de edad están trabajando -cuando deberían estar en las aulas, recibiendo educación-, de acuerdo al Módulo sobre Trabajo Infantil de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE 2015). Lo anterior equivale al 12,5% de la población infantil de este mismo rango de edad. De ellos, 1.1 millones son menores de 14 años, es decir, no han cumplido con la edad mínima para trabajar marcada por la Ley Federal del Trabajo.



En 2015, de los 3 millones de niños y niñas ocupados, el 39.1% no asiste a la escuela, porcentaje que corresponde a un total de 1.2 millones de niños y niñas; de cada 10, 7 son niños y 3 niñas.




La población infantil que trabaja se concentra fundamentalmente en las áreas menos urbanizadas de México, y el porcentaje de trabajadores infantiles en estas zonas es también más elevado que en las más pobladas. La presencia de niños y niñas trabajadores menores de 14 años es las localidades más pequeñas supera a la de las ciudades.

Aproximadamente 7 de cada 10 trabajadores entre 5 y 17 años viven en las zonas rurales de México, los restantes en las ciudades.



Ahora bien, debe tomarse en cuenta que en esta investigación son clasificados como trabajadores aquellos niños y niñas que han llevado a cabo una actividad económica, por lo que en los más de 3 millones de trabajadores infantiles del país no están incluidos quienes trataron de obtener algún ingreso cuidando automóviles en las calles, limpiando parabrisas en los cruceros, cantando en el transporte público u ofreciendo diversos tipos de entretenimiento, como los niños y las niñas “tragafuego”, los que hacen malabares, los que limpian vidrios o los cómicos.



Se dan cuenta? Si agregamos esa población que no forma parte de dichas estadísticas, la población de menores trabajadores subiría exponencialmente. De hecho, los niños pedigüeños de los cruceros de acá de mi ciudad, aunado, al hecho del ambiente festivo por el que suponía era su día, fue lo que me inspiro con el presente post, al estar esperando el cambio de luz de roja a verde, me percate de una pequeña imagen, la cual alcance a capturar con la cámara de mi celular, un grupo de tres hermanos, supongo, se resguardaban de los ardientes rayos del sol, en ese rato teníamos una temperatura de 36 grados, con sensación de 43, bajo la sombra que proporcionaba un negocio de venta de flores, mientras la que parecía su madre pedía dinero sobre el camellón del Bulevar por el que yo conducía.


Tres pequeños hermanos se guarecen de los rayos del sol mientras su madre pide dinero en el camellón.

Imágenes como esa me hacen pensar en la cantidad inmensa de ellos en la misma situación, y de como a veces pasamos por su lado sin siquiera voltear a verlos, al final de cuentas, son solo una estadistica mas.


-Brion