Wednesday, December 14, 2016

El presidente Duterte admite que mató “personalmente” a presuntos criminales

El mandatario filipino asegura que lo hizo durante sus patrullas como alcalde por Davao


El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha admitido que él mató a presuntos delincuentes cuando era alcalde de Davao "para dar ejemplo". Durante un discurso con empresarios en el que explicaba su guerra contra las drogas, en la que ya han sido asesinados más de 5.800 supuestos traficantes o consumidores,Duterte afirmó: "En Davao solía hacerlo personalmente, solo para enseñarle a los muchachos [se refiere a los policías] que si yo puedo hacerlo ellos también pueden", informa France Presse.

Duterte, de 71 años, dio más detalle: "Yo iba por Davao con una motocicleta, con una gran moto, y patrullaba las calles buscando donde había problemas. Lo que de verdad estaba buscando era una pelea para poder matar", dijo a un grupo de expatriados filipinos en Camboya, donde se encuentra de viaje oficial. 

El presidente filipino respondía así a las críticas a su política antidrogas y anticrimen de los grupos de derechos humanos. Estos aseguran que durante los años en que fue alcalde de Davao los llamados escuadrones de la muerte asesinaron a más de 1.000 supuestos criminales, incluyendo a niños implicados en delitos menores.

Desde que Duterte llegó al poder en junio pasado, la policía ha informado de la muerte de 2.086 personas durante operaciones antidroga, a las que se suma el asesinato por parte de "individuos no identificados" de otras 3.800 personas, informa France Presse. Ante las peticiones para que detenga la guerra contra la droga, Duterte ha respondido: "Lo siento, pero no voy a hacerlo".

Human Rights Watch (HRW) ha pedido a Duterte que retire una serie de amenazas proferidas contra el colectivo de abogados que se encargan de la defensa de narcotraficantes y reafirme el derecho de estos sospechosos de disponer de asesoría legal y de ser sometidos a un debido proceso.

C & P ---------------------> Aquí















Cortesía de Majora's Mask