Monday, December 19, 2016

¿Es malo ser distraído?


¡Que hay, gente bonita!

Como cada lunes, no tenía ni idea de que escribir. Bueno, he de admitir, este post fue escrito la semana pasada por cuestiones logísticas, pero para fines prácticos viene siendo lo mismo. Total, que venía contemplando la inmensidad del universo y pensando en que escribirles cuando por mensa me tropecé, como me ocurre con frecuencia, por ir en otro mundo y en el teléfono. Con la patita lesionada y el orgullo un tanto afectado continué mi camino. Mandé un mensaje de texto, ventana equivocada. ¡Demonios, otra vez! Pedí perdón, me reí y seguí con mi conversación. Así mi día, seguí pensando... ¿De qué diablos les escribo ahora? Cianpi, total, nunca los leen y cuando lo hacen no les gustan jaja.

Y de pronto vino un tema a mí: ¿Cómo puedo ser tan distraída? Vaya, y es que no es cosa de nada. Esto es de toda la vida, si mal no recuerdo. Desde meterme a otro salón en la prepa hasta llegar a llevar zapatos distintos. Todo lo aquí escrito es verídico, agradezco mucho no ser fan de mandar nudes, que si no...



Entrando en el tema, ¿qué pasa con la gente que es así? ¿cuál es la falla? ¿cuáles son las ventajas y desventajas de ser distraído?

Pues verán, dicen que quien es distraído es porque tiene mayor volumen de materia gris en la región del cerebro que se encarga de mantener la atención. Entonces, no es adrede, solo tengo el cerebro  gordo de la parte equivocada jaja.

Ya, en serio. Los investigadores descubrieron que la diferencia más obvia en la estructura cerebral entre los distraídos y los atentos era el volumen de materia gris en una región de la corteza cerebral llamada lóbulo parietal superior (LPS) izquierdo. Los más distraídos tenían más materia gris en esa región del cerebro.

Como conclusión, los expertos dijeron que mientras más grande el lóbulo parietal superior (LPS) izquierdo, mayor es la posibilidad de distraerse.


Entonces, ¿realmente no es un defecto? Vaya, recordando la pena que sentí cuando espanté al pobre muchacho, dueño del coche al que me subí creyendo que era mi mamá, no le vi las conveniencias. En ese tenor, encontré un artículo que señala a una serie de genios refiriendo que lo que tenían en común era su incapacidad de enfocarse en una sola cosa, mencionando incluso que uno de ellos tenía que usar tapones en los oídos para filtrar el ruido del ambiente (yo hago eso, si no me pongo los audífonos puedo leer un párrafo tres veces y seguir poniendo más atención en lo que dicen las demás personas).

Ahí entramos a una segunda justificación. Esta misma sugiere que la incapacidad para bloquear determinada información sensorial, al momento de ejecutar un proyecto que requiere imaginación, está fuertemente relacionada con el potencial creativo de las personas.

Dicho de otra forma, el estudio proporciona la primera evidencia fisiológica de que la creatividad en el mundo real puede estar asociada con una disminución de la capacidad para filtrar la información sensorial irrelevante. ¡Entonces resulta que soy una personita creativa!
 
Eso ha de ser, seguro!

Bueno pues, mucho tema pero entonces, ¿tiene alguna ventaja? Pues sí, así que aquí está el listado de las grandes ventajas de esta característica, generalmente considerada negativa:

  • Mayor habilidad para aprender
  • Tendencia a ser más creativo y a generar nuevas ideas
  • Mejor desempeño en las actividades diarias
  • Incremento en su capacidad productiva
  • Inclinación a responder más rápido y con mejor orientación
  • Alto coeficiente intelectual (no lo digo yo, lo dicen los que saben)



Eso fue todo de mi parte, ¿tienen ustedes historias curiosas con respecto al tema? Denle una oportunidad al tema y antes de empezar a alburearse o divagar, platiquen de las anécdotas que seguramente tienen. Y dejen sus corazones, no sean marros. 

Con cariño, Sabs.