Monday, May 29, 2017

De sueños lúcidos y cómo iniciarse en esto.

Que rollito prros y elfas del kkriblá, como mi primera aportación les traigo una traducción de una serie de pocs de lifehacker que tratan sobre sueños lúcidos por si les interesa, han escuchado hablar de eso alguna vez y les interesa iniciarse en el ámbito pues este es el momento de iniciar.

Ahora sí, entrando en tema, primeramente :




¿Qué son los sueños?

Los expertos en estos ámbitos no pueden ponerse de acuerdo en qué son exactamente los sueños. Algunos dicen que los sueños ayudan al cerebro a resolver problemas o procesar emociones con las encontramos cuando estamos despiertos. Otros aseguran que son solo una colección de datos almacenados en nuestra memoria que el cerebro trata de asimilar.

Aunque tal vez la respuesta sea mucho más simple de lo que nos podemos imaginar y los sueños son solo una forma de decirse a sí mismo que él existe. Tu cerebro tiene muchas cosas que hacer mientras estás despierto puesto que tiene ráfagas de estímulos externos que está constantemente procesando, pero cuando estás dormido tiene muy poca cantidad de estímulos a los que pueda cernirse. Pero cuando no existe un mundo que tu cerebro pueda percibir éste se adapta creando el suyo propio para poder mantenerse al tiro y seguir funcionando como normalmente lo hace.

Entonces, podremos no saber a ciencia cierta porqué soñamos pero lo que sí sabemos es cuándo soñamos.

Cuando somos capaces de tener una buena noche de descanso (o día, depende de tu trabajo) pasamos por 4 fases de sueño:




NREM 1 (N1) / NMOR 1: AKA non-rapideyemovement 1 para los que mascan el inglés y sueño sin movimientos oculares rápidos N1 en español, también conocido como sueño ligero. Tu temperatura corporal, ritmos cardiaco y respiratorio y el uso de energía decrecen durante esta fase de forma gradual. Tus músculos siguen activos e incluso puedes responder a estímulos de tu entorno. O sea te estas quedando dormido.

NREM 2 (N2) /NMOR 2: Ya te está cargando Morfeo, estás entrando en sueño profundo (guiño, guiño). Ya te cuesta más poder despertarte y tu percepción respecto a tu entorno desaparece. Esta fase dura más o menos la mitad de tu tiempo de sueño.

NREM 3 (N3) /NMOR 3: AKA sueño de ondas lentas o sueño profundo. Lo que suceda a tu alrededor simplemente vale madres porque no produce ningún efecto sobre ti. Se dice que es la fase que ofrece mayor descanso y dura aproximadamente una cuarta parte de tu sueño. Esta fase, lo que parece ser una obviedad no lo es, precede a la cuarta fase aunque a veces es considerada como parte de la cuarta fase.

REM / MOR: AKA rapideyemovement o sueño de movimientos oculares rápidos, sueño paradójico o sueño desincronizado también es conocido como estado de sueño (sueño de soñar no de hueva). En esta fase tus músculos se paralizan (sin salivar nada más) y tus ritmos cardiaco y respiratorio se vuelven irregulares. La verdadera función del sueño MOR es desconocida pero si no pasas por esta fase de sueño puede afectarte en tu habilidad de aprender tareas complejas. Esta fase abarca una cuarta parte de tu tiempo de sueño.

Cada noche mientras duermes pasas el ciclo de fases en este orden N1, N2, N3, N2, REM (lo que les decía que no era obvio que el N3 llevaba al MOR) unas 4 o 5 veces. La fase MOR es cuando tus sueños más vívidos y memorables ocurren, esta fase la puedes experimentar cerca de 90 minutos cada vez que pases por ella.

Ahora viene lo bueno,

¿Qué es un sueño lúcido?




Los sueños normalitos se parecen mucho a la feria o un parque de diversiones pero aquí tú no eliges en cual atracción te quieres subir, es como si te subieran awebo en un carrito confinado en una vía y comienzan a suceder muchas cosas extrañas a tu alrededor que parece que son reales y te jodes porque no puedes hacer nada para evitarlo y tienes que experimentar todo lo que se le ocurra a tu pinshi cerebrito. A lo mejor chance y puedas reaccionar pero no te puedes bajar del carrito así sea un sueño bien chingón o una pesadilla de esas chingonas donde hasta te puedes cagar en el mundo realTM.

Los sueños lúcidos por otro lado (por ese lado no, pinshis atascados) son como explorar un parque de diversiones que tú mismo construiste, como los SIMS pero en tu mema.  No solo puedes ir a donde se te pegue tu chingada gana sino que puedes hacer lo que te salga de un huevo/ovario. Porque es tu mundo, tú lo creaste, eres dios en ese plano, como el maquinista de Matrix 2 en este mundo onírico, tú mandas. Así pues un sueño lúcido es aquel donde tú tienes control absoluto de las acciones y acontecimientos. ¿Quieres ser Batman? Why not? Quieres romperle la madre al Grimo por bilioso, también se puede. ¿Quieren tener una orgía de puro chile bola de pulpines? También se puede, cada quién sus gustos la verdad.

Entonces imagínate irte a dormir cada noche y vivir tus fantasías más extravagantes, tus instintos más bajos, sacar ese instinto animal que reprimes porque sabes que te meten al bote si hicieras en la vida real esas cosas que te imaginas y que al despertar te sientas tan relajado y descansado como cada día al despertar, eso es soñar lúcidamente.

Suena chido ¿no? y muchos querrán probarlo pero como todas las cosas chidas en esta vida tiene un pero y eso es que necesitas paciencia y esfuerzo. Con el paso del tiempo aprenderemos a identificar cuando entremos en estado de sueño y mandar a la chingada las leyes que rigen los sueños en estado MOR para poder hacer y deshacer a nuestro antojo. Pero por ahora como primer paso lo que necesitamos hacer es enfocarnos en un estado diferente de conciencia o percepción y ese es en el que te encuentras en este momento.

TAREA: Darnos cuenta de nuestro estado actual de conciencia

Estar conscientes dentro de un sueño no es muy diferente a como lo estás ahora mientras lees estas líneas solo que en el plano onírico los sueños carecen de ciertas consistencias. Por ejemplo, digamos que en tu navegador web en estos momentos haces clic para ir hacia atrás a la página principal de elembrion y luego vuelves a hacer clic pero ahora para ir hacia adelante vas a regresar a esta misma página. Pero en el estado de sueño puedes hacer clic hacia atrás y luego hacia adelante y puedes terminar en una página web totalmente diferente, o en un barco en medio del océano o en una nave espacial a punto de llegar a un planeta desconocido. Los sueños no son consistentes e identificar esas inconsistencias es una de las formas más sencillas de darnos cuenta que estamos soñando el cual es el primer paso para alcanzar el estado lúcido.

Pero para verdaderamente entender lo que se siente estar lúcido en un sueño necesitas tener un mejor entendimiento de lo que se siente estar lúcido en el mundo realTM. Este ejercicio del libro ExploringtheWorld of Lucid Dreaming escrito por el Ph. D. Stephen LaBerge(no es de esa que les gusta puercotes)y Howard Rheingold, será la primera tarea.
Tienes que seguir todos los pasos una vez al día:

·         Observa: Percibe lo que ves. Nota la vasta y vívidas variedad e impresiones, colores, formas, movimientos, dimensiones, de todo el mundo físico que te rodea.

·         Escucha: Percibe lo que oyes. Registra la diversidad de sonidos que reciben tus oídos. El diverso rango de intensidades, los picos, las calidades tonales, e incluso si tienes oído musical desmenuza el maravilloso mundo de la música, en su ritmo, profundidad, tesitura, género, disfruta cada instrumento y nota musical por separado.

·         Siente: Percibe lo que tocas. Texturas (suave, áspera, seca, pegajosa, húmeda (guiño, guiño)), peso (pesado, ligero, sólido, vacío) temperatura y así. También nota cómo tu cuerpo se siente en este momento y compáralo con otros momentos y cómo se ha sentido en esos otros momentos,es decir, cansado, energético, engarrotado, flexible, adolorido, placentero, etc.

·         Saborea: Percibe lo que se siente degustar. Prueba diferentes alimentos y sustancias o intenta recordar y trata de imaginar vívidamente su sabor.

·         Olfatea: Percibe lo que hueles. El olor de cuerpos calientes (hmmmm), el olor de la tierra, incienso, humo, perfume, café, cebolla, alcohol, el mar, etc. Recuerda e imagina tantos como puedas.

·         Respira: Percibe tu respiración. Hace unos instantes probablemente ni siquiera estabas consciente de que estabas respirando aunque has inhalado y exhalado unas cincuenta veces mientras realizas este ejercicio. Aguanta la respiración unos segundos y luego exhala. Ahora toma una bocanada profunda. Si te das cuenta el estar conscientes de que respiramos nos permite alterar deliberadamente el ritmo.

·     Sentimientos: Percibe tus emociones. Recuerda la diferencia entre alegría y odio, serenidad y excitación y así con muchas otras emociones que has sentido en algún momento. ¿Qué tan reales se sienten esas emociones? 

·         Pensamientos: Percibe lo que estás pensando. ¿Qué has estado pensando mientras hacías este ejercicio?¿Qué piensas ahora? ¿Qué tan reales parecen los pensamientos?
Has una pausa y reflexiona en todos estos puntos mejor aún si tienes la posibilidad escríbelos. Usas estas sensaciones y experimentas estas u otras cosas a lo largo del día, pero ¿qué tan seguido de verdad reparas en lo que estás haciendo? Mientras más a tono te encuentres con sus sentidos y sentimientos más sencillo será poder utilizarlos como herramientas en tu estado de sueño. Al final de cuentas no te sería posible imaginar una puesta de sol en tus sueños si no tienes la capacidad de recrear en tu mente la sensación de la arena en tus pies, el olor del mar, la brisa sobre tu cuerpo, el color de la luz en el horizonte o qué tan relajante es estar en un lugar tan lleno de paz.

Ya que hayas hecho la primera parte de la tarea has estos dos últimos pasos:

·         “YO”: Percibe el hecho de que tu mundo también te incluye. Como Williams James hizo notar es “Yo veo, yo escucho, yo siento, yo pienso” que es lo más básico de la experiencia. Túno eres lo que ves, escuchas, piensas o sientes, tútienes esas experiencias. Tal vez si nos vamos a lo más esencial eres tú el que percibe. Siempre estás en el centro de tu universo multidimensional de experiencias, pero no siempre eres consciente de ti mismo. Rápidamente repite el ejercicio aplicando la siguiente diferencia: Al mismo tiempo que te ocupas en cada uno de los aspectos de la experiencia toma conciencia que eres tú el que está percibiendo esas cosas (“Yo veo la luz…”, “yo siento que…”, “yo escucho…”)

·         Conocimiento de conciencia: Finalmente, percibe tu conciencia. Por lo regular la conciencia se enfoca en objetos fuera de nosotros mismos, pero ella misma puede ser el objeto de conciencia… Aquí es un poco confuso porque la conciencia no se puede expresar con palabras.

Felicidades, has tomado el primero paso para convertirte en onironauta o explorador de sueños, si sienten que les dicen miones.

Y bueno maigos hasta aquí llega la entrada del día de hoy, para la siguiente, que sabe para cuando sea. Veremos los beneficios de los sueños lúcidos y también algunos pequeños peligros así como la importancia de construir una memoria de sueños y por su puesto una nueva tarea para seguir fortaleciendo la mente.


Si quieren ver el original pueden picarle aquí

Y si quiere comprar el librito para explorar los sueños por su cuenta el zelda está aquí

Sin más, los deja su lord... 

-Culichilango