Thursday, September 21, 2017

Frida Sofía, historia de morbo y esperanza

No se, a veces me parece una escena de " Todo el poder", donde el gobierno hace pan y circo de un hecho que nos afecta a gran parte de los mexicanos. Ha habido confusiones en el nombre de la chica, no hay ninguna alumna registrada con ese nombre en la escuela, ademas, todas las chicas llamadas Sofia están a salvo.  Lo peor, no se saben quienes sean los padres de ella.

Por lo pronto, los medios hacen su agosto con transmisiones las 24 horas del dia, esperando ganar la primicia de un rescate ya esperado.

Por otro lado, ver los videos de lo que ha pasado, no solo en Mexico, sino en Puebla y en Morelos es desgarrador, ahi es cuando sabes que aun puedes ser empatico y que aun hay algo que te haga derramar una lagrima.

En fin, veremos como se desarrolla el tema de "Frida Sofia"







Las labores de rescate continuaban este jueves en la capital de México donde hay esperanza de rescatar con vida a Frida, una nena de 8 años atrapada bajo los escombros de su escuela, desplomada por el violento terremoto del martes, en el que murieron al menos 230 personas.


Entre las ruinas de la escuela Rebsamen, donde fallecieron 21 niños y cinco adultos, los socorristas han logrado ubicar mediante un escáner térmico a la pequeña que pidió agua y explicó que no se puede mover por estar atrapada entre los escombros.

Hasta ahora, 11 niños y al menos una maestra han sido sacados con vida de la escuela colapsada, mientras otros dos cadáveres fueron retirados.


"Estamos muy, muy cerca de personas que podrían estar vivas. Estamos trabajando junto con cámaras térmicas y unidades caninas", dijo por teléfono Pamela Díaz, una panadera de 34 años que desde el martes trabaja en el rescate.

Los tres pisos de la escuela quedaron hechos una pila de concreto después de que una de las alas de la escuela primaria y secundaria colapsó el martes tras un sismo.


Pedro Serrano, un médico de 29 años, fue uno de los mexicanos que se unió a las labores de rescate. Se arrastró por una grieta entre los restos del edificio. "Hicimos hoyos, luego pecho a tierra entramos", dijo Serrano.

Con muy poco espacio, se movió como pudo para ir lo más profundo posible entre los restos de la escuela destrozada.

"Logramos entrar a un salón colapsado, vimos unos sillones, unas mesas de madera", relató el doctor. "Y de allí lo primero que encontramos fue una pierna. De allí empezamos a mover escombros y encontramos una niña y dos adultos, una mujer y un masculino".


-Brion