Tuesday, February 21, 2017

La opinión de Grimaldo - Estoy hasta la madre

La semana pasada leí una nota de un tortillero del Estado de México que, a diferencia de los demás, está dando el kilo de tortilla a $10.00 pesitos y de hecho menciona que ese precio apenas lo ajustó porque estaba en $6.00 pesos; eso ocasionó que las mentadas organizaciones de tortilleros presionen a Don Juan Manuel Hernandez para que establezca el kilo de tortilla a los 14 – 15 pesos como los demás.




Entonces, supongo, que hay “organizaciones” por cada oficio o negocio cuyo objetivo es establecer un ambiente de “libre competencia” entre los miembros del gremio… así pues tenemos una organización de voceadores, de aseadores de calzado, de tiangueros, de taxistas, de fritangueros, de bonaiceros, de gasolineros, etc. 


Fui miembro de la organización de voceadores y bueno, se tenía que pagar una cuota de afiliación (en aquel tiempo de 200 pesos) y eso te daba derecho a un lugar para vender (esquina, estación de metro o un crucero) una ruta si eras repartidor (aunque esto, igual, corría más por cuenta del diario), así mismo tenías el “permiso” para poder ir a las agencias de publicaciones y poder comprar a crédito; hasta ahí, eso sí, tenías que asistir a reuniones y cosas así, de cierta forma, es una organización tranquila porque los precios del periódico y las revistas los establece la casa editorial, sin embargo, creo que en el caso de otras, como por ejemplo, las tortillerías, si está algo más cabrón porque ahí sí pueden establecer precios del producto final o servicio; entonces ¿crees que esos weyes tienen una metodología bien definida para establecer los precios de su producto o servicio? No sé, yo pienso que lo hacen a lo pendejo.






¿Te imaginas cuantas cosas tienen un precio establecido así a lo wey? ¿Cuántas organizaciones, supuestamente, licitas cobran “derechos” y que no hacen nada por sus agremiados? Sí, los líderes son cabrones que andan en las bolas de los políticos para ver que consiguen; ya ven, el ese wey gordo del PRI del D.F. cuyos orígenes están en los basureros de la ciudad; sus papás formaron una “Federación de basureros”, sepa la gran chingada cómo, pero tuvieron poder y bueno, al hijo, le dieron la dirigencia en el partido; cuantos así están en el poder y cuántas cosas de provecho no se han hecho por gente ignorante que, desgraciadamente, tiene poder y que por no convenir a sus intereses deciden declinar.





Quiero suponer que los líderes sindicales son la misma mierda, ven por todo pero menos por los agremiados, en fin. 

Desafortunadamente me tocó vivir en esta chingadera de país que, neta, quiero mucho, sé que tiene potencial pero con una clase política mediocre y hambreada y una sociedad apática jamás, de los jamases llegaremos a algo bueno. 

Ya me super emputé.

Chinguen a su madre dirigentes de federaciones, comisiones, sindicatos, partidos, etc.

-Grimaldo