lunes, 15 de octubre de 2018

Lunes de Lumbreras - 4 libros para entender la mente de un asesino serial



“Mírame con desprecio, verás un idiota.
Mírame con admiración, verás a tu señor.
Mírame con atención, te verás a ti mismo”
Charles Manson

Mis queridos hibristofílicos,

En fechas recientes, la sociedad mexicana se vio estremecida ante la escalofriante historia de Juan Carlos N., mejor conocido como "el Monstruo de Ecatepec". Si bien no abordaré el tema en particular (pues está reservado para nuestro amigo Grimaldo), sí da pie a abordar un tema que ha aterrorizado, intrigado y obsesionado a la humanidad: los asesinos en serie.

Un acto tan atroz como el asesinato en masa reviste al homicida de un halo de misticismo que no dejar de ser mórbido, interesante y embriagador para el común de los mortales. Es ese desprecio por la vida humana mezclado con un coqueteo del multihomicida con los monstruos más siniestros que habitan en su interior, lo que ha llevado a muchos estudiosos a tratar de desentrañar como opera la mente de un asesino en serie, de escudriñar sus pensamientos más oscuros y de dar un poco de luz sobre los lugares más lúgubres de la psique humana.

Sin más, les recomiendo los siguientes cuatro libros para adentrarnos un poco sobre la mente del asesino serial:


Obedeceré a Dios”, de Jon Krakauer



Esta historia inicia con el asesinato de dos jóvenes a manos de Ron Lafferty y su hermano menor Dan, mormones fundamentalistas, quienes aseguraron haber cometido el brutal acto “por mandato divino”. Corría el año de 1984 y Estados Unidos (mejor conocido por los cosmopolitas y eruditos como “el gaban”) se enfrentaba ante los peligros del extremismo religioso basado en preceptos morales.  En este libro, Jon Krakauer realiza un interesante análisis de dicho asesinato desde de una perspectiva histórico- cultural de la sociedad estadunidense, investigando el uso de la religión como medio de manipulación emocional llevado hasta las antípodas, el fanatismo y radicalismo religioso. Más de uno se la pensará al abrirle la puerta de su casa a los mormones - esos jóvenes que van como duvalín de vainilla/chocolate- después de leer este libro.

La condesa sangrienta”, de Valentine Penrose



Erzsébet Báthory, mejor conocida como la "Condesa Sangrienta" es la mujer que más asesinatos ha cometido en la historia de la humanidad, con 650 muertes. Con una carta de presentación tan poco presumible como la anterior (al menos para LinkedIn), la historia de esta siniestra mujer ha sido abordada desde decenas de perspectivas tanto en el cine como en la literatura. En esta última, destaco el libro escrito por Penrose, pues en ella la autora brinda a la historia una pulida y bien cuidada investigación sobre el contexto histórico del medioevo, situando a Báthory como la aristócrata húngara que fue, una mujer poderosa que vivió en una época en donde la violencia era parte esencial de la cultura medieval.

Por ello, el mérito de este libro radica en la crónica construida en torno a la Condesa Sangrienta y como su trastornada mente fue convirtiendo al monstruo que hoy conocemos, dominada por la perversión sexual y demencia de la condesa.  La cereza del pastel lo constituye el minucioso detalle con que se relata la forma en que Báthory asesinó a centenas y centenas de jovencitas, en una insólita mezcla de antiguas creencias mágicas y brutalidad en una época barbárica.

“Dentro del monstruo”, de Robert Ressler




Robert K. Ressler fue un prestigiado criminólogo estadunidense especializado en perfiles de asesinos en serie. Por ello, el perfil psicológico que realiza sobre dos de los más brutales asesinos seriales de la historia reciente, Jeffrey Lionel Dahmer (El carnicero de Milwaukee) y John Wayne Gacy (Pogo el Payaso), no tiene desperdicio.

En este libro se incluyen profusas entrevistas entre el propio Ressler con ambos asesinos, en las cuales indaga sobre las motivaciones sobre el comportamiento psicópata de éstos y sus conclusiones sobre lo que el autor denomina “la raíz del mal”. Para abrir boca, en este libro se aborda la vida de John Wayne, quien relata cómo se ganaba la vida amenizando fiestas infantiles vestido de payaso. Para la sociedad estadunidense, este caso generó una paranoia colectiva, pues no dejaba de causar pánico el no saber si le estabas abriendo las puertas de tu casa a un simple payaso rompetuberías o a un siniestro payaso multihomicida.


“Asesinos”, de Stephane Bourgoin





Finalizamos con una guía pormenorizada sobre los principales asesinos en serie europeos y estadunidenses. De edición limitada y una joya que probablemente sea conseguible hoy en día únicamente en librerías de viejo (del costal), Bourgoin hace un sucinto análisis sobre la naturaleza de una generosa e interesante colección de asesinos, en la cual teoriza sobre la naturaleza del mal como algo humano, demasiado humano (Friedrich dixit).


PD. @Dra.Tripa, te mando un beso como la mente de los asesinos seriales, negro.

Suyo,

@Bruno