martes, 23 de octubre de 2018

Mexiquenses de Honduras que quieren ir al gaban


En días pasados la famosa caravana del migrante, fue la noticia del momento pues en esta ocasión “los hermanos centroamericanos” brincaron la barda para ingresar, a huevo, a nuestro país y seguir su camino al gaban.


Lo que ocurrió fue lo siguiente: El gobierno de México NO se negó a recibir a los migrantes, simplemente pidió orden pues, apegándose a las leyes y reglas de nuestro país, se le iba a permitir el acceso a las personas que trajeran papeles y a otras, las que cumplieran los requisitos, les iban a otorgar el estatus de refugiado y creo yo es algo COMPLETAMENTE valido. Es xenófobo pensar que todos son criminales, pero también es muy “inocente” creer que ninguno de ellos se verá tentado en ingresar a la nómina de la maña, por eso se debe hacer de manera ordenada, por seguridad de todos.  

La prueba de lo que digo lo puedes encontrar aquí y es de Chairistegui para que no empiecen con la mongolada de que “puraz notisias ah modo… telerisa esta bendida al prian… siro comes mierda es mentirozo… peña mienso les paga”

Por otro lado, acá en México, según la constitución, a los extranjeros se les otorga las garantías individuales, es decir, tienen acceso a educación, trabajo con prestaciones y servicios como agua, luz, transporte, salud, etc., y muchas de esas cosas son gratuitas o subsidiadas, muy contrario a lo que hay en Estados Unidos donde difícilmente podrán trabajar legalmente y ni pensar en los servicios que son carísimos (ahorita cierto ilegal manos de choqui nos va a decir que todo eso es mentira, bla, bla, bla)  ¿Por que querrán ir al Gaban?
Otra de las cosas curiosas es que salieron personitas en redes sociales diciendo, desde la comodidad de sus casas, al gobierno mexicano que hacer con la caravana de migrantes; el pedo de esos samaritanos es que, la mayoría, son los mismos que se oponen a proyectos de desarrollo del país, como el caso del NAICM, para traer empleos, conectividad y otros beneficios que se reflejaran en la calidad de vida de las personas.




Porque muy en su interior piensan “el progreso ya me dio lo que merezco pero no quiero lo mismo para Chiapas, Texcoco o Oaxaca porque quiero seguir yendo a esos lugares a vestir ropa tradicional, comer lo típico de la región, comprar souvenirs y tomarme fotos así como que yo llevo el conocimiento.” Ninguno de esos cabrones, ni AMLO, ni los chairolastras (Gael y Diego), ni Maloof o el mismo rifado están dispuestos a invertir sus dólares en esos lugares y pues que eso lo haga el gobierno, total, al final de cuentas la gente que vive ahí será la que tendrá que lidiar con los problemas que se generen cuando al gobierno se le acabe el dinero para esos programas sociales. Así, al final, los jodidos se van a joder más y son esos mismos jodidos los que se van acompañando a los centroamericanos al gaban y son los primeros en decir: “gobierno puto no crea oportunidades”. Un ejemplo de lo que digo es lo que la señora de este video dice: además de no querer el aeropuerto, no quieren que los habitantes de ahí sea maletera o servidumbre de los empresarios… háganme el puto favor (¿Y quién le dijo a la señora que la gente de Texcoco no quiere chamba? Digo, los hondureños ya quisieran ser maleteros de la Central Camionera pitera de algún pueblo de Chiapas). Eso sí, quieren un puto tren que NECESITARÁ ser subsidiado por el gobierno (sí, amigo, no hay tren en el mundo que no esté subsidiado).


Lo que debemos tener en cuenta como mexicanos, es analizar las causas por las cuales los hondureños están dejando su país. Esas pendejadas de pasarse la economía por los tanates en pro de la “justicia social” acabaron con Honduras (además de que incluyeron a ese país en la poderosa revolución bolivariana) y si nos ponemos a pensar bien esas ideas son similares a las que trae el nuevo gobierno, porque si, amiguito, esas declaraciones populacheras de otorgar trabajos a extranjeros o de poner a consulta si se construye o no el aeropuerto, de pedir a las aerolíneas que bajen sus precios (en serio, eso pasó con Maduro y ya no hay muchos vuelos), lejos de poner a México en una posición atractiva para la inversión hace lo opuesto. ¿Invertirías en un lugar donde tu lana esté en altísimo riesgo?

Por otra parte, ¿quién mueve a toda esa gente? Alimentar y guiar a 3 mil personas debe costar lana y debe tener una coordinación logística. Es curioso, también, que días antes la cónsul de Honduras en México dijera que los mexicanos somos xenófobos y racistas… como que me dio la impresión de que quería preparar el camino para las mamadas políticas que ocasiono todo eso y aquí, bueno, tenemos que gente que pide pendejadas como que los migrantes sean escoltados y les den ayuda humanitaria… no mamen, si te quejas de aquí el sistema de salud es una mamada, que no hay medicinas, que el ejército es malo y está al servicio del desgobierno y pides que se le otorguen “ayudas” a los centroamericanos. Y creo yo que, quien decide emigrar sabe muy bien a lo que le tira, la neta.

Quería escribir más pero ya me emputé.

Grimaldo Lumbrera