Wednesday, April 13, 2016

Motel Voyeur



Creo que todos los que hemos visitado algún motel, de esos de paso los cuales pagas por hora, hemos tenido la  duda de saber si alguien nos esta filmando o esta viendo nuestras acrobacias en la cama, como ya se ha visto en esos famosos videos de "Hoteles en Tlalpan" tan de moda con los vendedores de porno. 
Pues bien, la nota a continuación habla precisamente de eso, de como un hombre compro un motel y con la ayuda de su esposa en aquel entonces, se dedico a observas a las parejas teniendo sexo en sus habitaciones, lo cual despues conto a un periodista y este a su vez saco un libro con esas revelaciones.
Asi que si alguna vez anduvieron en Aurora, Colorado, tal vez sean participes de esta 'investigacion"

Gerald Foos, quien durante más de 30 años fue el propietario de un motel, observó a miles de personas teniendo relaciones sexuales en las habitaciones de su establecimiento, en Colorado.

En 1980, Foos se puso en contacto con el periodista norteamericano Gay Talese, a quien a través de una carta le confesó un secreto: “durante los últimos 15 años he sido testigo de primera mano del sexo, he observado y estudiado la relación espontánea entre las parejas”.
Luego de que el periodista escuchara la historia de Foos, se inspiró para escribir el libro “Thy neighbor’s wife”, que habla de las costumbres sexuales de los norteamericanos, y próximamente el reportero del New Yorker está por publicar un libro titulado “The Voyeur’s Motel”, en el que contará la vida secreta de Foos y su fascinación por observar la vida sexual de sus clientes.
Gerald Foos, compró el motel con el apoyo de su primera esposa, Donna quien le ayudó a hacer los agujeros en los techos de las 21 habitaciones para poder espiar a sus huéspedes.
Según la nota publicada en el periódico La Razón, en 1973, Foos creó un reporte en el que trataba de calificar las tendencias sociales en el sexo. Este reporte estaba basado en 296 actos sexuales que había presenciado, de acuerdo con este documento el hombre presenció 184 orgasmos masculinos y 33 femeninos, también resaltaba que la posición favorita de las parejas era la del misionero.
Donna murió en 1985 y más tarde Foos se volvió a casar con Anita Clarck, con quien compartía la afición de observar a las personas. El periodista visitó el motel de Foos y observó a los huéspedes con ellos.
También compartió con él las notas de todo lo que había observado, pues no solo se trataba de sexo, según estos registros el dueño del motel fue testigo de un asesinato y venta de drogas.
Con el tiempo Talese y Foos perdieron contacto, pero en 2012 se volvieron a reunir. Para 2013 Foos le dijo a Talese que estaba listo para hacer pública su historia, a pesar de que ya no era dueño del motel desde 1995.
Foos recalcó que no quería ser visto como un pervertido sino como un “investigador sexual y observador social”.


Como ven? Han tenido ustedes una experiencia donde se sientan vigilados?

-Brion