Tuesday, April 18, 2017

La opinión de Grimaldo: Somos o no pendejos



La semana pasada fueron atrapados dos ex gobernadores que eran perseguidos por las autoridades mexicanas. Tomás Yarrington y Javier Duarte, el primero fue arrestado en Italia y el segundo en Guatemala.

La reacción en redes sociales no se hizo esperar, francamente, leí varios comentarios que me causaron mucha risa. Noté que muchos comentarios versan sobre que todo es un montaje, un truco publicitario para que las elecciones del Estado de México se inclinen a favor del PRI y así todos, en ese partido, queden felices y contentos y puedan seguir robando a manos llenas.

Desde mi punto de vista me parece algo muy fantasioso por el simple hecho de que hay miles de personas que ignoran quien chingados es Javier Duarte o Tomás Yarrington. ¿Crees que el PRI necesita montar un número como ese para convencer a los Brayans, Britanis, Kevins de que ese partido es la mejor opción? ¿Crees que así convencerán a los habitantes de zonas marginadas? Te contaré una pequeña experiencia; hace muchos años participé con unos compas del PRI para hacer campañas de convencimiento que consistía básicamente preguntarle a la gente si votaría por el PRI, la información se plasmaba en una cédula que se llama “Voto compromiso”; la gente te proporciona sus datos y cuando esa información llega al partido comienza el acoso telefónico y por correo; ahora, los líderes de esas campañas juntan gente y el día de las elecciones, al menos aquí en Ciudad de México, se invita a un desayuno y ahí se hace la persuasión; esto que te cuento lo habré hecho en 2008 o 2009, no recuerdo bien. No sé qué estrategias apliquen en zonas brayans o zonas olvidadas por Dios y digo, debe ser diferente de acuerdo a las características de la población a convencer. 

¿Por qué gana el PRI? Te diré que tengo varios conocidos priyistas y cuando les cuestiono sobre su afiliación al partido lo que menos les importa es la ideología del PRI lo que ellos buscan es un “huesito” dentro de la Administración Pública, es decir, a ellos les prometen un lugar y eso es suficiente para ganar un voto (obvio, más los que esa persona promueva). ¿No recuerdan las grabaciones de la Maestra Gordillo negociando votos para EPN en 2012? Otra estrategia para que gane el PRI u otro partido es el del famoso rumor de los votos nulos o la abstinencia, es decir, en lugares donde un partido es mayoría es muy conveniente ya que, por ejemplo, un padrón de 200 gentes, de los cuales 100 son personas que votarían por el PRI con o sin Duarte en la cárcel y los 100 restantes están repartidos entre los demás; entonces, es conveniente que haya gente que no vote o que coloque alguna pendejada en su boleta para anular el voto, así, esos 100 priistas estarían seguros, así que esos votos nulos no “se van al PRI (u otro partido)” simplemente se asegura la mayoría. Al menos en la ciudad (y las veces que he sido presidente de casilla) jamás he visto anomalías, hay todo un proceso y mucha gente viendo, es más, cada partido tiene un representante ante la casilla… y neta, esos weyes pueden ser muy fastidiosos porque, por ejemplo, se considera voto nulo si la marca sobrepasa el cuadrito donde está delimitado el símbolo del partido y el nombre del candidato, entonces si una mancha sobrepasa ese cuadro ¡ya! Valió madre, bueno, esos weyes están todo el proceso, se quedan al conteo y al empaquetado y sí, parecen escoltas porque te acompañan al centro de acopio a dejar la caja sellada. OJO, con esto no quiero decir que no haya percances ni “manos negras” o una mamada así, lo que si recalco es que, al menos, en las ciudades resulta un poco difícil hacer cosas culeronas. En resumen, hay un chingo de estrategias más sutiles para que un partido gane (en este caso el PRI) que esa mamada de montar teatros como el de Duarte, que sí, es probable que sea una estrategia pero no para votos o algo así, la dvd. 

Sí, ya sé que es probable que salgas con tus historias inventadas o alguna mamada para intentar “quitar la benda” pero este es un país libre y puedes decir las pendejadas que quieras, como yo con este post.

Ya me emputé chingadamadre, porque yo soy de esas personas que no votarían por el PRI así EPN ordene que el dólar este a peso y que el litro de gasolina lo ajuste a 20 centavos o que lo regale porque PEMEX es de los mexicanos.

Grimaldo