miércoles, 8 de junio de 2016

Crímenes de honor

En el DeFe seguimos en plena lucha de género, que si las femichairas, que si los machitos quejosos del vulvomatriarcado, que si el pito rosita es sexista, que si la señorita del metro debió darle el asiento al abuelito, que si los distribución de vagones en el metro es una pendejada... en otras partes del mundo las mujeres siguen en bajo una horrible situación, en este caso, les traemos una horrenda historia de Pakistán:

Una mujer quemó viva a su hija de 16 años que había elegido ella mismo a su marido en Lahore, Pakistán. Perveen Bibi, madre de Zeenat Bibi, mató a su hija,  quemándola viva el miércoles hacia las nueve de la mañana, en Lahore, en el este del país, Zeenat se había casado el 29 de mayo con un hombre llamado Hasán, este explicó que primero habían huido.
"Después de la boda vivimos juntos cuatro días y su familia se puso en contacto con nosotros. Nos prometieron que organizarían una fiesta de boda dentro de una semana y que luego podríamos vivir juntos", explicó.
"Zeenat no quería volver a su casa, me dijo que su familia le mataría. Pero al final aceptó porque su tío le dijo que estaría segura", añadió el marido de Zeenat Bibi, Hasán.

La semana anterior, otra joven pakistaní de 19 años, Maria Sadaqat, fue torturada y quemada por un grupo de personas en un pueblo cercano a Islamabad, la capital del país, por haberse negado a casarse con el hijo de su antiguo jefe.

Y en abril, en el noroeste del país, otra joven fue asesinada porque había ayudado a una amiga suya a huir con un hombre. Los habitantes de su pueblo quemaron luego su cadáver.

En Pakistán son frecuentes los llamados "crímenes de honor".



Cortesía de Null