Tuesday, September 6, 2016

La gran banda no tan conocida: Travelling Wilburys



En contadas ocasiones hemos tenido el gusto de ver a estrellas de la música juntarse y dar un buen espectáculo, así como Ringo Starr y su all stars band, o aquel concierto por Montserrat, donde vimos figuras como Paul McCartney, Erik Clapton, Sting, Elton John, Phil Collins, etc.
Pero super estrellas que graben un par de discos como banda establecida y no por beneficencia o coincidir en un evento, creo que no hay.

A finales de la década de los 80, el Beatle silencioso, quería encontrar un término medio: una banda con músicos que compartieran su estilo, sentido del humor, y tal vez unos pocos ukeleles. Después de algunos encuentros casuales, un huracán, y un poco de magia nacieron The Traveling Wilburys. Los hermanos Wilbury verdaderamente consistieron en la leyenda de Bob Dylan, la ex cabeza de la orquesta luz eléctrica y productor Jeff Lynne, el joven rockero sureño Tom Petty, el maestro Roy Orbison, y el propio Harrison, que se unieron para producir dos discos de platino y el legado de un supergrupo.

Es sabido en la actualidad, que el supergrupo Traveling Wilburys fue formado por casualidad. En 1987, George Harrison había reclutado a Jeff Lynne para ayudarle a producir su nuevo álbum Cloud Nine después de un periodo de cinco años alejado de la industria de la música. Mientras tanto, Tom Petty y su banda de acompañamiento The Heartbreakers estaban de gira internacional con Bob Dylan, y en  Londres en la última parada de la gira, Jeff hizo parada por una visita, al escurridizo George Harrison en su remolque. 

Después de la gira, Petty volvió a Los Ángeles para trabajar en su álbum y reconstruir su vida (la casa de su familia se había quemado a principios de año), mientras que George trabajó en la promoción de su disco y Jeff trabajó en unos nuevos sencillos con Brian de los Beach Boys. En 1988, mientras almorzaba con su hija Adria, Petty se topó con Lynne y Harrison en Los Angeles Ellos hicieron planes para “tocar juntos” en casa de Petty en Bel Air. En ese momento, Lynne también ayudaba a Petty a producir su primer disco en solitario, Full Moon Fever, estaba trabajando simultáneamente en algún material nuevo con Roy Orbison, que estaba en la ciudad en ese momento. Mientras que Lynne y Harrison estaban en busca de una cara B para el próximo single de Cloud Nine. George se dio cuenta de que había dejado su guitarra acústica en casa de Petty. Lynne y Harrison se dirigieron a recoger la guitarra, y ya ahí, el propio Petty accedió a ayudar con el single. Harrison luego hizo una llamada rápida a Bob Dylan, que tenía un estudio en su casa de Malibú y que esperaban poder usar. El evasivo Dylan, curiosamente, respondió a la primera llamada y dio el visto bueno a la banda para usar el estudio.

Una vez que llegaron, George les tocó toda una progresión de acordes en los que había trabajando, colaborando con los otros en la letra. Jeff Lynne pensó en escribir una parte de la canción con la voz de Roy Orbison, no queriendo desperdiciar el talento considerable de su amigo. Así, el grupo llamó a Orbison a trabajar con ellos en el single. Pronto, Orbison, Lynne, Petty y Harrison se reunieron en el jardín de la casa de Dylan mientras que el propio Dylan comenzó a asar. Todos ellos empezaron a tirar las líneas: “golpeados y golpeadas alrededor”, cantó Harrison; “Estoy tan cansado de estar solo”, canturreó Orbison; “En las guarderías y escuelas nocturnas,” bromeó Dylan. Como la canción comenzó a tomar forma, Dylan le dijo a Harrison que era todo muy bien, pero ¿qué era? Harrison miró en el garaje de Dylan y vio una caja etiquetada “Handle with care”, y allí estaba. Tenían su single. Lo grabaron en el estudio de Dylan al día siguiente, alternando cantantes solistas y jugar cinco guitarras acústicas. Más tarde, Harrison se lo llevó a los ejecutivos del estudio que todos estaban de acuerdo la melodía era demasiado brillante para ser pegado en la cara B de unos doce pulgadas sola. Que querían oír más.
Cuando Harrison se dio cuenta de lo que el éxito “Handle with Care” podría tener, sintió que su sueño cayendo lentamente en su lugar.  Había hablado con Jeff Lynne sobre la formación de un grupo de compañeros músicos y la producción de la nueva música en un nuevo entorno.

George y Jeff bromearon acerca de cómo su banda tendría seudónimos como los Beatles tenían con el Sgt. Pepper . Harrison, curiosamente, no tenía planes concretos para formar este grupo y los Wilburys solamente fueron concebidos después de que todas las piezas ya habían caído en su lugar.
Con Petty y Lynne a bordo, George hizo una llamada a Bob Dylan y lo reclutó para el grupo. El único miembro al que faltaba preguntar fue Roy Orbison, que estaba tocando en un show en Anaheim. Lynne, Petty y Harrison embalados en un coche alquilado se lanzaron a Anaheim para emboscar a Orbison detrás del escenario. Para su deleite (y nuestra buena suerte) Orbison dijo que sí.
Desde el principio, los Wilburys pertenecían a Harrison. Pero, aunque no había un líder claro y una dinámica de poder, el grupo era una democracia total. En referencia a los errores de grabación creados por algún equipo defectuoso, Harrison comentaba en tono de broma: “We’ll bury ‘em in the mix” (en español: «Los enterraremos en la mezcla»). A partir de entonces, Harrison y Lynne utilizaron el término para cualquier pequeño error, y fue retomado de nuevo cuando el grupo estaba unido. En un principio, Harrison sugirió el nombre de “The Trembling Wilburys”, en cambio, Lynne sugirió “The Traveling Wilburys”, con el que el resto del grupo estuvo de acuerdo.


El álbum Traveling Wilburys Vol. 1 constaba de diez pistas (dos pistas  se añadieron más tarde, cuando el álbum fue reeditado en 2007), las cuales contaban una historia. Para desconcierto de muchos, al oír el álbum reconocían las voces, pero en la envoltura del acetato, los nombres de los integrantes causaban confusión. La tragedia golpeó los Traveling Wilburys pocos días antes de que fueran a lanzar su segundo video musical (End of the line). El 6 de diciembre de 1988, Orbison murió de un repentino ataque al corazón. Su pérdida devastó a los Wilburys, pero decidieron continuar con el vídeo sin olvidar a su compañero: la colocación de la guitarra de Orbison en una mecedora vacía como un recuerdo. El segundo y último álbum de Traveling Wilburys fue nombrado en broma Traveling Wilburys Vol. 3. Fue grabado en una mansión alquilada en Beverly Hills que el grupo bautizó Wilbury Manor. El segundo álbum fue lanzado en 1989 y también alcanzó el disco de platino, con canciones tontas como “Wilbury Twist” y “She’s my baby”. Después del álbum, los Wilburys pensaron en viajar o colaborar en un nuevo álbum, pero cada miembro tenía su propia carrera, por lo que ni un recorrido ni un tercer álbum entró en vigor. Vol. 3 fue el último que el mundo oiría de Traveling Wilburys, pero definitivamente no es el último que oirían el uno del otro.

El verdadero legado de los Traveling Wilburys no reside en la música que crearon, pero sí en las amistades que el grupo fomentó, la camaradería y buena vibra se siente en cada una de sus canciones, una banda de super estrellas cantando canciones simples.

Integrantes:

En Traveling Wilburys Vol. 1:

Nelson Wilbury - George Harrison
Lefty Wilbury - Roy Orbison
Otis Wilbury - Jeff Lynne
Charlie T. Wilbury Jr. - Tom Petty
Lucky Wilbury - Bob Dylan
En Traveling Wilburys Vol. 3:

Spike Wilbury - George Harrison
Clayton Wilbury - Jeff Lynne
Muddy Wilbury - Tom Petty
Boo Wilbury - Bob Dylan




End of the line


Handle with care



Cortesía de Spidey