Monday, November 7, 2016

Muerte al Estado de Derecho.


Hace unos día ocurrió que un ciudadano promedio, defendiendo su vida y la del resto de los pasajeros, acabó con la vida de cuatro rateros que buscaban asaltar la ruta en la que transitaban. Este hecho se ha vuelto curiosamente muy mediático, dando como punto de partida el hecho de que el hombre está siendo buscado para ser procesado por estos asesinatos.

Ahí es donde inicia el debate: por una parte los defensores de este "justiciero" y por otra parte, en la que yo me encuentro, los defensores de la postura del Estado de Derecho. Vamos, no es que crea o considere necesario que este buen hombre cumpla sus años de prisión por matar cuatro ratas, para nada. El punto es, la justicia no puede quedar en manos de cualquiera. Y si, ahí habla el abogado que hay en mí.

Pero, ¿Por qué? es simple, aunque no lo parezca. La reacción del Estado es justamente esa al hacer uso del "Justiciero anónimo" como chivo expiatorio, para evitar que la gente comience a decidir quién tiene derecho de vivir y quién no.

Si bien es cierto que nuestro sistema judicial es enteramente deficiente, es nuestra obligación y deber ciudadano exigir en las instancias correspondientes el pleno cumplimiento de sus obligaciones. Esto con la finalidad de que, quien tiene la obligación de impartir justicia lo haga, para evitar que un ciudadano promedio se vea en la necesidad de realizar acciones por propia mano que lo sometan a una situación en la que tenga que acreditar, de forma poco probable, su inocencia.

Bueno, se que suena como un sueño guajiro pero es preferible mover la maquinaria en ese sentido que armarnos todos y comenzar a matar a diestra y siniestra porque "pensé que nos iba a asaltar", "me vio feo y trato de tocarme", "pensé que podría meterse a mi casa", etc. En serio, ¿se imaginan que una feminazi tenga acceso a armas para "defenderse" de los hombres? Se perdería por completo los principios básicos de una sociedad sana para entrar en un estado de psicosis general.


Hasta ahí mi punto de vista relativo al tema, siéntanse libres de expresar su inconformidad y desacuerdo con mi postura porque, pues, para eso estamos. De todas formas espero sus corazoncitos. ¡Buen inicio de semana!


Cortesía de Sabs