Friday, June 9, 2017

ADULTS ONLY, NOT CHILDREN ALLOWED


Hace unas semanas, mientras estaba en twitter (qué?, creían que sólo aquí perdía el tiempo?, sepan que tengo una interesante y riquísima vida privada) llegué a un twitt que retwitteó una cuenta con muchos followers y se armó la campal, ¿el motivo?: los niños.

Estuve buscando por horas el twitt pero ya no lo encontré, creo que, debido a la arena que provocó, lo eliminaron, así que no tengo huellas, sólo esto, que salió de rebote en la plática:


El twitt que originó todo era algo similar, básicamente se quejaba de que los niños no deberían de poder entrar los restaurantes... de ahí se desató, entre los que estaban a favor, que ya entrados en gastos tampoco deberían poder entrar al cine, teatros, parques y pues, de una vez, mejor que no salieran de su casa y escuelas.

Yo creo que todos, cuando menos una vez, nos hemos topado con un niño molesto, ese que te dan ganas de ir y darle los manazos que sus papás deberían estar dándole. Ok, no, corrijo, dan ganas de ofrecerles la educación que sus progenitores están obviando.


Desde hace unos meses tengo un perro, antes de eso, creía que detestaba a los canes, ahora me doy cuenta que a quién detestaba es a la gente que tiene perruchos (no todos, obvio). Me explico: la gente no sabe tener cosas, y tampoco creo que deberían saberlo, es decir, "nadie nace sabiendo ser padre", pero tampoco la gente es reflexiva o adaptativa, al contrario, se aferran a su mugre.

Entonces, sí, sí hay niños muy molestos, porque los padres no saben educarlos, y además no tienen la sensatez como para aceptar que su familia es molesta, entonces, resulta que vamos al cine, no topamos con esa manada y nosotros también caemos en lo mismo, ya por esa experiencia consideramos que absolutamente todos los niños debería estar encerrados en jaulas o alejados completamente de nuestra vista.


Luego están los inmamables. Una semana después de este pedo, un hípster twitteó que no deberían entrar niños a los centros comerciales, que porque no es zona de juego... en fin, que luego rebuscaron en su time line y encontrar un twitt donde se quejaba que Starbucks no fuera pet friendly... o sea, niños no, pero perros sí #YaMeEmputé™

Y pues ahora ya existen lugares Adults Only, hoteles para vacacionar, cines, restaurantes, viajes... no sé ustedes, pero yo creo que esto una grandísima pendejada, esto del "derecho a disfrutar" se nos está yendo de las manos, estamos siendo intolerantes a niveles increíbles. Además, como si esos adultos inmamables hubieran sido como los niños del maíz...





CORTESÍA DE NULL