Monday, June 19, 2017

Riesgos y beneficios de los sueños lucidos

Qué p2 poporimaiflos, ¿se acuerdan del poste que hice de los sueños lúcidos? Bueno pues ya llegó la segunda parte. Y dicheachí:

Los sueños lúcidos pueden ser más que una fantasía escapista pero para poder cosechar los beneficios que tu mente dormilona pueda ofrecer debes decirle que tus sueños importan.





Beneficios

¿Por qué tener sueños lúcidos? Primero que nada porque tener sueños lúcidos es divertido muy, muy divertido. (acuérdense lo que les dije de la orgía embrionaria).

Recordando que este es un poste traducido aquí va la primera experiencia del autor original.

“Mi primera experiencia de sueños lúcidos me sucedió en la adolescencia. Había comenzado a leer sobre esto y con la suerte de principiante el sueño me llegó mientras estaba en un hotel durante unas vacaciones familiares”.

“Me encontré a mí mismo hablando con un amigo de sueño, que no era real pero era muy convincente en mi sueño, estábamos parados a mitad del campo de fútbol americano de la preparatoria a la que asistía. Mientras conversábamos me di cuenta de algo: En ese mismo instante estaba de viaje con mi familia, entonces ¿cómo podía estar en la escuela? Súbitamente todo se detuvo y se tornó más vívido. El pasto se sentía real, sentía el sol sobre mi piel calentándome y me di cuenta que no conocía a la persona con quien estaba hablando. ¿Estaré soñando? Y me dije: si estoy soñando entonces puedo volar. En eso sentí mis pies desprenderse del suelo y comencé a sobrevolar suavemente sobre el amigo de sueño. Si puedo volar puedo ir a donde quiera pensé mientras la excitación de pensarlo me hizo ir más y más alto. Pronto estaba entre nubes planificando ver el mundo desde la comodidad de mi cama.”






“El sueño no duró mucho porque no pude mantener el estado de lucidez, pero me desperté extasiado. Fue lo más divertido que había hecho mientras dormía y no podía esperar a hacerlo de nuevo.

Además,soñar lúcidamente puede proveer de otro tipo de oportunidades si estás dispuesto a trabajar primeramente en los pasos previos. Tus sueños pueden ser un santuario para la reflexión personal y meditar profundamente. Un lugar para conversar con tu verdadero yo y sopesar decisiones importantes sin las distracciones del Mundo RealTM cuando estás despierto. Los sueños también pueden ser un lugar para practicar actividades de la vida real. Piensa en el mundo de los sueños como un espacio de ensayo mental donde puedes ir a practicar una presentación importante que vayas a tener en tu trabajo, concentrarte en tus rutinas atléticas o incluso profundizar en tus estudios previo a un examen importante.

Si eres creativo los sueños lúcidos pueden ser una fuente infinita de inspiración artística. El mundo de los sueños es tu lienzo y aquí puedes crear cualquier cosa, lo que sea. También, los sueños son un lugar seguro para experimentar y superar la ansiedad. Te puedes enfrentar a quien te hace la vida imposible, los bullies como ahora les dicen, practicar ser más social, encontrar el valor para pedirle a tu jefe un aumento o conquistar tu miedo de hablar en público.
Riesgos

Soñar lúcidamente es en general seguro para aquellos que tienen una condición mental estable,sin embargo es importante revisar algunos de los potenciales riesgos asociados a la práctica.

La parálisis del sueño le ocurre a prácticamente todo el mundo en la fase de sueño MOR, para prevenir que respondas de forma física durante tus sueños, y te vayas a partir la madre solo o a alguien más. Pero algunas personas,cuando intentan soñar lúcidamente, experimentan un estado intermedio que sucede entre el estado de sueño profundo y el querer despertar,(que se te trepe el muerto pues)yo traductor me incluyo en este grupo de personas, esto puede ser aterrador porque no puedes moverte, sabes que estás despierto, pero sigues experimentando alucinaciones producto del estado de sueño. Este tipo de parálisis es poco común, pero en definitiva es posible que suceda mientras experimentas con sueños lúcidos. Afortunadamente hay maneras tanto de despertarte como de regresar al estado de sueño profundo, pero eso es tema de otro poste.





Una de las mejores ventajas de los sueños lúcidos también puede ser una de sus mayores desventajas: sentimientos realistas. El estado lúcido puede ofrecer sentimientos eufóricos de visión, movimiento, felicidad, incluso sexo (oh síbeibi), pero eso también significa que los sentimientos del otro lado del espectro también pueden ocurrir. Miedo, tristeza y dolor también son posibles mientras sueñas lúcidamente. Dicho esto, respecto a los sentimientos negativos es más fácil que ocurran mientras estamos despiertos puesto que a diferencia del estado de sueño tienes menos control sobre el mundo que te rodea. Y no, no mueres en la vida real si mueres en un sueño, esto no es Matrix no mamen. Créanme he muerto muchas veces en mis sueños.

También existe la posibilidad de “claustrofobia del sueño”, que es cuando la gente entra en lucidez en un escenario que no puede manipular o de donde no se puede despertar. Pero igual esos no son tan diferentes de un sueño normal solo son más vívidos. Por último, muchos temen que utilizar sueños lúcidos como una forma de escape de la realidad haga que la gente se quede en el viaje. Después de todo ¿quién quiere pasar tiempo en el Mundo RealTM cuando puedes estar en tu propio mundo dónde tienes superpoderes? Bueno pues la mala noticia es que los sueños lúcidos existen mientras dura la fase MOR y entrenar tu mente para ser lúcido en cualquier momento requiere muchos años de entrenamiento. Básicamente tus sesiones de escapismo onírico no serán más dañinas que ver una película o jugar un videojuego, excepto tal vez sí sean un poco más reveladoras.





Si cualesquiera de esos riesgos medios hacen que se te frunza el medallas puede que los sueños lúcidos no sean para ti. Ojo,si sufres de trastorno limítrofe de personalidad o cualquier otro tipo de desorden mental que te dificulte diferenciar entre realidad o ficción es mejor que no intentes esto. Los sueños lúcidos pueden hacer que confundas la realidad con el sueño y empeore tu condición.

Aunque repito, mientras estos escenarios son una posibilidad real, son muy poco probables en personas saludables mentalmente que ejerciten y trabajen en sus sueños lúcidos gradualmente y de forma deliberada. Soñar lúcidamente se parecen mucho a meterse a una piscina,al principio se te puede dificultar e incluso pudieras ahogarte pero si aprendes a nadar no hay nada que temer y puedes divertirte de lo lindo.

Tarea: Empieza y mantén un diario de sueño

Aprender a estar consciente dentro de tus sueños es irrelevante hasta que aprendes a desarrollar tu memoria de sueño. Debes aprender a ponerte de pie antes de empezar a caminar, de hecho puede que ya hayas tenido sueños lúcidos pero no lo sabes porque no lo recuerdas.

Tu cerebro por lo general trata de olvidar lo que sueñas de forma automática. Sabe que esas experiencias no son reales y cuando te despiertas trata de eliminarlas de tu mente para hacer espacio a las memorias inmediatas que te vienen cuando regresas al Mundo RealTM. Pero hay una forma muy sencilla de jaquearlo y es manteniendo un diario de sueño. Siempre ten a la mano junto a tu cama papel y lápiz o pluma y cuaderno, lo que quieras. Tiene que ser fácil de alcanzar y poder usar de inmediato. No lo guardes en un cajón, no lo pongas debajo de la cama y no uses artículos de escritura que requieran mucho esfuerzo para ser utilizados, como por ejemplo una pluma de las de a devis, de esas de pájaro (ppsa) que usan tintero y así, plumas fuente o cosas por el estilo. Necesitas que estén a tu alcance para que solo tengas que tomarlas y comenzar a escribir. Tampoco uses tu teléfono para esto, el mero hecho de escribirlo, como cuando tomaban notas en clase te ayudará en el proceso de grabar el sueño en tu memoria. O si eres artista y puedes y tienes la capacidad de dibujarlo mejor aún.

Tener una buena noche de descanso, mínimo unas 7 horas, es una gran herramienta tanto para este ejercicio como para tus incursiones en sueños lúcidos. Sin constancia ni un buen descanso mientras duermes, soñar lúcidamente será casi imposible. Es como cuando vas al gimnasio, no te vas a hacer más fuerte si vas menos tiempo o te ejercitas poco.

Por último, no pongas tu reloj despertador muy lejos de la cama. Al despertar tienes unos pocos y preciosos instantes para grabar los sueños en tu memoria y andar correteando el despertador solo consumirá esa ventana de tiempo. En lo posible duerme temprano y trata de despertar sin usar el despertador. Cuando te despiertes toma unos pocos segundos para recordar lo que experimentaste, toma tu diario y escríbelo tan rápido como puedas. Has esto tanto como puedas y tu propio cerebro gradualmente se reconfigurará para adaptarse a tus nuevas necesidades de memoria.

Así que ya saben onironautas, dulces sueños.

Copypasteishon de aquí

Su lord y papu

Culichilango