Tuesday, June 27, 2017

Un post muy X y muy qlero como siempre

Cacariamiflos, francamente no tengo un tema que tratar por las siguientes razones:

1.- Sus constantes críticas mierderas a la calidad del material que envío.

2.- Su sapiencia y su lumbrerez; pues ustedes ¡conocen todo! (aunque solo lo hayan leído en un artículo del “Selecciones”).

3.- Valeverguismo del tema, es decir, en los comentarios hablan de todo menos del post.

Entonces tocaré uno o varios temas “random”.



Hace unos días veía en Internet que habían desarrollado un robot capaz de planchar ropa, sí, no de planchar de coger y me acordé de la película de 2001 llamada “Inteligencia Artificial” cuya trama gira entorno a uno niño robot que fue construido con el objetivo de amar. En la película se pueden observar robots de diferentes tipos como niñeras, obreros, sirvientes y prostitutos, como Gigolo Joe, interpretado por el actor inglés Jude Law, en fin. El punto es que, para desarrollar robots así todavía falta un chingo, todavía hay que pulir mucho los algoritmos de inteligencia artificial para implementarlas en robots y que estos tengan una autonomía como vemos en las obras de ciencia ficción, es más, para diseñar un “Jarvis”, el asistente electrónico de Iron Man, igual falta un chingo porque a una maquina no le puedes decir “muévete tantito” porque ¿Cómo interpretaría una maquina la orden de “tantito”? Y sí, en México se han hecho cosas de robótica chingonas ¿se acuerdan de Don Cuco el guapo? 


Un robot pianista diseñado por España y varios países de Latinoamérica en 1992 para la celebración de los 500 años del descubrimiento de América en la Expo Sevilla ‘92. Sería muy chingón que aquí en México hubiera más interés en el desarrollo tecnológico y científico y estar a la par de países de primer mundo, pero nel, ni la gente ni el gobierno les interesa eso.




Tomando el final del punto anterior, pues sí, pinche gente mocha, ya ven que el sábado fue la marcha del orgullo gay aquí en el capirucha entonces en twitter y en FB (y seguramente en la calle también) no faltaban los insultos para las personas con otras preferencias y me pregunto ¿qué pedo? ¿Qué ganan? ¿A poco a ellos les están metiendo la verga? Y sí les preguntas dicen: “Es que está mal” y pues ¿Quién determina que está mal o bien en cuestiones de orientación sexual? Lo cagado es que dicen: “ahh entonces ser pedófilo está bien”… o sea, no mamen, pinches argumentos así muy pendejos como aquel que tanto cacarean: “Orgullo es terminar una carrera, conseguir un trabajo, etc. No que te metan el pene”, pfff ahora sé porque los aliens no hacen contacto con los humanos.



Y más teniendo como “líderes” a personas como EPN, Trump o Maduro que, como mencioné ayer en los comentarios, está llevando a Venezuela a hundirse más y más y sí, tan culera está la situación allá que, por ejemplo, de los 200,000 bolivares mensuales que reciben como salario mensual (alrededor de 40 USD), 130 mil se los otorgan en vales que pueden ir a canjear a los centros comerciales por productos y como hay escasez de algunas cosas pues han implementado sistemas biométricos de tal forma que, cada venezolano, tiene oportunidad de ir un día a la semana a surtirse de ciertos víveres así si el martes te toca ir por papel al comprarlo te registran mediante tu huella dactilar, de tal forma que, si estás malito de tu panza y te da chorro y el miércoles necesitas más papel pues ya te la pelaste y tienes que esperar a la otra semana para poder comprar más así que si dicen que estamos peor que Venezuela como que si se me hace medio pendejo y sí, ya sé que van a decir que en x región del país no hay nada sí, lo sé y eso es una mamada pero no chingues.





En fin, espero que, sí leíste esta mierda, te haya agradado y si no pues vete a la verga  y a ver, no, no estás obligado a que te gusten las pendejadas que escribo pero pues si no te gustó pues ya.



Y ya me emputé ¿por qué? Porque, algunos, van a empezar de mamadores con sus mismas pendejadas de siempre hacía mi post, ni siquiera tienen tantita creatividad para decir otra cosa, bola de pendejos.

Grimaldo