Tuesday, January 24, 2017

Pumped up kicks Monterrey



“…All the other kids with the pumped up kicks
You'd better run, better run, out run my gun
All the other kids with the pumped up kicks
You'd better run, better run, faster than my bullet…”

Extracto de la canción “Pumped up kicks” de Foster the People, 2011.



¿Alguna vez te has puesto a pensar que hay en la mente de un asesino? ¿Se le podrá llamar valor lo que se necesita para quitarle la vida a un semejante? Son preguntas que no tienen una respuesta concreta o más bien convincente porque creo yo que muchos tenemos un “Pepe Grillo”, o sea una conciencia, que nos dice si algo está mal o está bien bajo nuestros propios conceptos de lo que es bien o mal.





Federico, un chico de 15 años estudiante de secundaria en el Colegio Americano del Noreste, una escuela con cierto prestigio entre la clase media y alta de la Ciudad de Monterrey, por lo que se infiere que Fede era un niño que pertenecía a un estrato social privilegiado; por lo que a él, materialmente, no le faltaba nada, sin embargo, los medios de comunicación nos han dicho que el chavito no sufría de bullying sin embargo se menciona que padecía depresión ¿Qué lo habrá llevado a atacar, sin motivo aparente, a sus compañeros? ¿Por qué suicidarse?  La clásica y choteada pregunta ¿y los papás dónde están?






Por otro lado se menciona que Fede había anunciado el ataque en un sitio web llamado Hispachan y al mismo tiempo un grupo de Facebook llamado “Legi0n Holk” también había anunciado lo mismo, lo preocupante para los medios es que los miembros de ese grupo habían plasmado en la red social sus intenciones de imitar lo que Fede hizo.






El caso resulta preocupante en México puesto que éste país no está habituado a este tipo de cosas; acá ya no es nada nuevo encontrar colgados en puentes peatonales, decapitados, desmembrados, balaceras a media calle cuyos participantes son policías o militares contra narcos o bien narcos contra narcos, incluso hemos visto niños sicarios; tanta fue la preocupación del caso que públicamente se pidió a todo mundo que no se compartiera el vídeo del ataque ni que se tocara el tema pues es algo muy vergonzoso (¿y cómo chingados no? Si a cada rato cualquier pendejo hace un delito grave como los que ya dije y no hay autoridades que respondan).






Creo que no existe nada que justifique lo que el chavo hizo; nada, ni siquiera el asunto de que estaba deprimido o una madre así ¿qué culpa tienen los demás que un wey se sienta mal? Ni tampoco es un asunto que se normalice por la violencia que se vive en el país, no, porque este es un caso aislado, un caso que refleja lo podrida que está la sociedad, la falta de supervisión de los padres para con los hijos o bien, como mencionaba yo en un comentario: “el excesos de sobreprotección, cuidados putos pero libertades pendejas…” eso pasándolo al caso de Fede, sus padres optaron por matricularlo en un colegio privado porque para ellos era lo mejor para él, pero jamás se interesaron profundamente en el comportamiento de su chavo y el resultado fue lo que pasó ¿entonces? ¿qué esperamos de esa generación mimada, pero a la vez sin atención adecuada? Ahora sí que como dice la canción del Haragán: “…padres, cuiden a sus hijos, no les vaya a pasar lo que les cuento yo”.  

Ya no se me ocurre nada más y pues…. Así que putos chairos.

¡Ya me emputé!


P.D. No quise poner el vídeo de la balacera, ahorita andan muy sensibles y podríamos llevarnos un ban o por lo menos un flooding de algunos persignados. Aunque si Brion quiere ponerlo no tengo pedos con ello. 

Cortesía de Grimaldo.