Monday, January 2, 2017

Año nuevo, ¿vida nueva?


¡Qué tal mis muy estimados lectores!

Pues es el primer lunes del año y aún estamos degustando recalentado, ya en el tupper correspondiente para la oficina, de vuelta al mundo laboral pero aún disfrutando de los sabores navideños.

Ayer platicábamos en casa con respecto a las costumbres propias del fin de año y vino al tema las peculiaridades de una muy querida tía que acostumbraba a las doce hacer una serie de rituales, desde aventar monedas, tragar uvas y lentejas, barrer la entrada y salir corriendo con una maleta a dar la vuelta en la calle... Sí, soy de lo más normal que hay en mi familia :/

  



En ese tenor de ideas estuve pensando en las costumbres, rituales, que realizan las personas al cerrar el año para recibir mejor el siguiente. Este es un breve listado de las más comunes:

  • Uvas. Por lo general son doce y deben comerse una por cada campanada (todo un reto) y representan los propósitos para el año venidero.
  • Lentejas. Estas son para la prosperidad y se colocan dentro de la copa para tomarlas junto con la sidra (igual representa un reto) al momento de hacer el brindis.
  • Calzones de colores. Lo "normal", rojos para el amor y amarillos para el dinero. Ahora ya se usa que negro para pasión/sexo, verde para la prosperidad (o gasolina, como lo prefieran) y rosa para los buenos augurios.
  • Barrer. La costumbre es barrer la entrada de la casa para echar fuera las malas vibras que restan del año viejo y recibir limpio el año nuevo. Una vez fuera se lanzan monedas afuera y estas mismas se barren al interior de la casa.
  • Maletas. Una vez terminadas las doce campanadas tomas tu maleta, previamente colocadas a la entrada de la casa, y das con ella una vuelta por tu calle o la manzana, dependiendo de qué tan loc@ estés lejos quieras viajar.



Visto el listado me resulta casi maratónico realizar todas estas actividades en un tiempo promedio de 45 segundos. Pienso yo, ¿No es más fácil prever tus actividades a estar haciendo circo, maroma y teatro para que por suerte divina las cosas pasen?

Con esa idea como punto de partida les comento que yo no acostumbro realizar ninguna de estas actividades, más allá de las uvas que se han vuelto más que costumbre, ley y el brindis, todo lo demás me resulta absurdo.


De forma personal, antes de terminar el año procuro plantear los objetivos a realizar el año próximo. Metas impuestas que me ayudan a organizarme para iniciar el año lo mejor posible. Es un hecho que la vida no resulta siempre como uno lo espera y no puedes dictar como absoluto un plan, pero siempre es bueno realizar todas las acciones pertinentes para que este pase. Por cierto, eso de decretar me resulta una falacia si no estás dispuesto a tomar las acciones para que las cosas pasen.



Como siempre, esta es una humilde opinión de esta su siempre ______ servidora, válida para quien le resulte útil e igualmente inválida para quien considere que son chaquetas mentales de un mundo rosa. De cualquier forma dejen sus corazones no sean así, no son para mí, son para todos. Una vez más me despido deseando que año que recién inicia sea bueno, a pesar de que tenemos todo en contra. 

Cortesía de Sabs